Descifran una tabla 'maldita' de 1.500 años de antigüedad hallada en Israel

  • AGENCIA SPUTNIK -
Descifran una tabla 'maldita' de 1.500 años de antigüedad hallada en Israel
CC BY-SA 4.0 / DerHexer
Una inscripción en una antigua tabla griega acaba de ser traducida casi 70 años después de ser desenterrada... y ha resultado que contenía una maldición. Su autor llamaba a varios dioses y demonios a 'atar' y 'doblar' a su oponente, un bailarín llamado Manna, que probablemente pertenecía a una facción rival.

"Ata sus pies, entorpece la danza de Manna. Ata sus ojos, sus manos, sus pies, que deberían estar flojos para cuando Manna baile en el teatro", dice la maldición.



Se suplica la ayuda de varias deidades, entre ellas el dios egipcio de la escritura, la sabiduría y el juicio, Toth, con la cabeza de Ibis. También se invoca a los "demonios del cielo, los demonios del aire, los demonios de la tierra, los demonios del inframundo, los demonios del mar, de los ríos y los demonios de las fuentes".

La tabla de plomo de 1.500 años de antigüedad se desenterró en los 1950 en las ruinas del teatro de Cesarea Marítima (Israel). El rey Herodes el Grande construyó el teatro alrededor del año 22 a.C. Era una de las cuatro colonias romanas para legionarios veteranos en la región de Siria-Fenicia, creada por el Imperio romano.

Hasta ahora nadie había logrado leer la inscripción, cuando el historiador Attilio Mastrocinque, de la Universidad de Verona, en el norte de Italia, utilizó una técnica avanzada de imágenes para revelar mejor las características de la superficie de la tabla. Se trata de una técnica en la que se combinan numerosas fotografías de un objeto individual, cada una de las cuales se toma bajo diferentes condiciones de iluminación, para crear una imagen mejorada.

La tabla data del siglo VI, cuando el Imperio Bizantino controlaba la ciudad. En la antigua tradición griega y romana era frecuente enterrar inscripciones con maldiciones para dañar a rivales o alguien que simplemente les generaba odio u animadversión.



AGENCIA SPUTNIK