Los robots dotados de humor podrían matar al creer que es algo divertido

  • RT EN ESPAÑOL -
Los robots dotados de humor podrían matar al creer que es algo divertido
Robot humanoide Alter en una exhibición en el Museo Nacional de Ciencias Emergentes e Innovación de Tokio (Japón), el 1 de agosto de 2016. Koji Sasahara / AP
Un lingüista computacional cree que enseñar los mecanismos del humor a sistemas de inteligencia artificial es peligroso porque "pueden usarlo allí donde resulta inapropiado".

Expertos en robótica creen que una máquina inteligente dotada con sentido de humor podría tener dificultades para comprender qué hace que las cosas sean divertidas y cuándo lo son, hecho que podría llevarlos incluso a "matar gente" al creer que se trata de algo "divertido", informó este lunes DailyMail.

Marriott ES

"Enseñar humor a sistemas de inteligencia artifical es peligroso porque pueden encontrarlo allí donde no lo hay y usarlo donde resulta inapropiado", opina Kiki Hempelmann, lingüista computacional que estudia el humor en la Texas A&M University-Commerce. "A lo mejor una mala inteligencia artificial empezará a matar gente porque piensa que es divertido", sugiere Hempelmann.



Asimismo, el lingüista estadounidense cree que la inteligencia artificial jamás conseguirá captar los chistes como los humanos porque —asegura— no tienen necesidad de humor y no entienden en absoluto el contexto.

Una gran cantidad de contexto



Sin embargo, científicos como Tristan Miller, informático y lingüista de la Universidad Técnica de Darmstadt (Alemania), consideran que es necesario que los robots entiendan el humor. En particular, Miller cree que si comprenden el sarcasmo, ello podría ayudará a mejorar las traducciones automáticas, al mismo tiempo que hará que estas máquinas sean más sociables.



"El lenguaje creativo y, en particular, el humor, es una de las áreas más difíciles de entender para la inteligencia computacional", explica Miller, pues se basa en el "conocimiento del mundo real", así como en el "sentido común". Además, hace hincapié en la complejidad del humor, que —asegura— requiere de una gran cantidad de contexto, algo difícil de generar en robots.

En opinión de Allison Bishop, informática de la Universidad de Columbia, mientras los ordenadores buscan patrones a la hora de aprender, el humor se nutre de cosas que se desvían de un patrón para elaborar enunciados graciosos. Por otra parte, los robots sí son capaces de generar y entender algunos juegos de palabras porque contienen algo matemático.
RT EN ESPAÑOL

Síguenos en Facebook