La ola otoñal de COVID-19 ya llegó a Alemania y falta personal sanitario

  • DEUTSCHE WELLE -
La ola otoñal de COVID-19 ya llegó a Alemania y falta personal sanitario
Expertos alemanes ya predijeron un aumento de casos de coronavirus en el otoño, y falta de personal sanitario por los contagios. Pero la ola ya llegó, y en verano. Frank Hoermann/SVEN SIMON/picture alliance
Los test de coronavirus en Alemania ya no son gratuitos y ya no es obligatoria la mascarilla. Alemania se asoma desprotegida a la próxima ola de Covid y los sanitarios alertan sobre fallas en la atención de emergencias.

Recientemente, durante su trabajo nocturno, los viajes del conductor de ambulancias Tobias Thiele eran, en uno de cada dos casos, para asistir a un paciente de coronavirus. "Es lamentable”, dice a DW. El rescatista sanitario trabaja en la región occidental del Rin-Meno, cerca del mayor aeropuerto de Alemania, el de Fráncfort.



Los contagios de coronavirus ya están aumentando, tanto allí como en otros lugares de Alemania y Europa. Pero esta ola es diferente: la curva de infecciones pone en aprietos a los médicos y a todo el personal de salvamento sanitario de Alemania. Tobias Thiele da la voz de alarma: "Desde hace meses estamos advirtiendo del colapso en el servicio de rescate sanitario, y ahora llegó”. Alemania cuenta con ambulancias que asisten a los pacientes en el menor tiempo posible, ya se trate de un ataque cardíaco, de una apoplejía, de un accidente o de un incendio. Pero ahora, la nueva ola de COVID-19 crece y es la primera que deberá ser enfrentada en este país casi sin medidas restrictivas y, en casi todas partes, sin obligación de llevar mascarilla.

Rescatistas se enferman de coronavirus

El COVID-19 afecta también a los rescatistas, explica Tobias Thiele. También ellos se contagian del virus y faltan por enfermedad. "El coronavirus no respeta a nadie, tampoco a nuestros colegas, y eso se hace sentir ahora”, dice. En las olas pasadas de coronavirus las personas todavía se protegían bien, "y ese efecto no era tan fuerte” como ahora, cuando las cifras de contagios y las licencias por enfermedad entre los rescatistas sanitarios es alta. A eso se suma la época de vacaciones escolares de verano en Alemania.

En todo el país "falta personal para que puedan funcionar las ambulancias. El cuerpo de bomberos de Berlín informa que, desde principios de año, en la capital alemana hubo cerca de 170 días en los que se declaró una situación de emergencia para el transporte de rescate, es decir, que hubo un máximo de una ambulancia libre para toda Berlín, e incluso ninguna”.

Publicita en Páginas Amarillas


Otro motivo es que los vehículos deben ser completamente desinfectados luego de transportar pacientes con coronavirus, lo que lleva tiempo. Además, muchos rescatistas están agotados luego de casi dos años y medio de pandemia. Y no solo ellos: también los empleados del correo y de los aeropuertos, donde los casos de enfermedad agravan en estos momentos la falta de personal.

Fin de las restricciones contra el SARS-CoV-2

Se trata de una "cascada de eventos producidos por el coronavirus”, profetizó ya el invierno boreal pasado, al comienzo de la primera ola de ómicron, el modelador de pandemias e investigador de sucesos complejos Dirk Brockmann, de la Universidad Humboldt de Berlín. Eso produce fallas importantes en la infraestructura, debido a que el personal se enferma, como es el caso ahora, seis meses más tarde. El invierno pasado, las estrictas reglas contra el coronavirus todavía se aplicaban en Alemania. De esa forma se podría prevenir el peor escenario de caos. Pero ahora "la incidencia de contagios se está disparando”, dijo Brockmann a DW.

Y sin embargo, la gran cantidad de casos de coronavirus no aparecen en las estadísticas. "El número de casos no informados es alto” porque muchos pacientes de coronavirus ya no se testean y pasan la enfermedad simplemente en su casa. Solo se informan los casos de COVID-19 que se descubren cuando una prueba de PCR da positiva en el laboratorio. El Gobierno alemán suprimió los test gratuitos de coronavirus. Ahora cada test cuesta tres euros, y eso podría hacer que muchas personas no se realicen la prueba para saber si están contagiados.

Los Parrales


Alemania vuela con los ojos cerrados hacia la próxima ola de coronavirus, que ya está en marcha, a pesar de que algunos expertos la esperaban recién en otoño. El profesor Brockmann dice que ya hay "muchos virus flotando en el aire”. Y se espera que los contagios sigan aumentando, y, con ellos, las internaciones.

Ciudades quieren nueva ley de protección contra infecciones

Mucho virus, pero pocas defensas: aunque quisieran, muchas ciudades de Alemania no podrían endurecer actualmente las medidas de protección, como la obligación de usar mascarilla para proteger a sus rescatistas. Falta una nueva ley que regule esas medidas. La asociación Deutscher Städtetag representa a los municipios de Berlín y ha pedido al Gobierno federal que apruebe la nueva Ley de Protección contra Infecciones antes de que comiencen las vacaciones de verano en la capital.

Según una evaluación realizada por una comisión de expertos, presentada el viernes (1.07.2022) en Berlín, medidas de protección como llevar mascarilla siguen siendo eficaces. En cuanto a otras medidas, la comisión dice que no hay datos suficientes para determinar si son útiles para frenar los contagios. El ministro alemán de Salud, el socialdemócrata Karl Lauterbach, dijo a la emisora ARD que se espera contar con datos fehacientes en septiembre, gracias a un "radar pandémico” en los hospitales y a un monitoreo de aguas residuales.

Hotel Presidente


(cp/ms)

Frank Hofmann

DEUTSCHE WELLE