Los países de la UE han usado 21.000 millones para contener los precios de la energía

  • DEUTSCHE WELLE -
Los países de la UE han usado 21.000 millones para contener los precios de la energía
Imagen Ilustrativa, Pixabay
"Los Estados miembros han destinado más de 21.000 millones de euros para ayudar a los consumidores vulnerables", declaró este sábado (22.01.2022) la comisaria europea de Energía, Kadri Simson, quien insistió en que la "caja de herramientas" que propuso el pasado otoño la Comisión para hacer frente a la carestía energética "sigue siendo una referencia" y ofrece a los países de la UE "margen de maniobra".

La respuesta comunitaria a la carestía del gas y su traslación al precio de la electricidad a través del sistema marginalista, donde la tecnología de generación más cara fija el precio del resto, compila una serie de medidas fiscales y ayudas en virtud de la normativa comunitaria vigente. Varios países, como España, Francia o Italia, han reclamado a la Comisión medidas extraordinarias para hacer frente a una escalada de precios en el gas que recuerda a la crisis del petróleo de los años setenta, con medidas como limitar el precio máximo del kilovatio que paga el consumidor.



Pero otro bloque, con Alemania y Países Bajos a la cabeza, al que apoya la Comisión Europea, se han venido oponiendo frontalmente a tocar los mercados pues creen que desincentivaría la competencia. "Hay consenso de que un mercado integrado presta un inmenso servicio. Y hay también una mayoría de Estados que cree que hay que hacerlo evolucionar, en concreto en el mercado minorista", declaró la ministra francesa de Transición Ecológica, Barbara Pompili.

La responsable gala, anfitriona de un encuentro informal de tres días en la localidad francesa de Amiens que ha reunido a los ministros de Medioambiente y de Energía de la UE, se expresó así en rueda de prensa junto a la comisaria de Energía. "La caja de herramientas ha sido útil pero "no es una solución sostenible" y puede drenar recursos la transición energética, dijo Pompili, quien advirtió de que las energías fósiles "pueden jugar malas pasadas en los próximos años" a la UE.

La comisaria, por su parte, defendió las medidas adoptadas hasta ahora por la Comisión y fue menos explícita sobre la posibilidad de esa reforma, pero no la descartó. La vicepresidenta y ministra española para la Transición Energética, Teresa Ribera, detectó cierto cambio de aires. "Creo que hay movimiento, creo que la Comisión es consciente de que tiene que dar algunos pasos adelante", dijo a Efe Ribera. (efe)

DEUTSCHE WELLE

Publicita en Páginas Amarillas