¿Cómo funciona el control de catástrofes en Alemania?

  • DEUTSCHE WELLE -
¿Cómo funciona el control de catástrofes en Alemania?
Una sirena clásica en el tejado de una casa. picture-alliance/dpa/J. Büttner
En Alemania, los estados federados son responsables del control de desastres. Estos pueden solicitar ayuda al gobierno central, que envía ayuda técnica, a la policía federal o a las fuerzas armadas a las zonas afectadas.

Si la población se ve amenazada por fenómenos naturales como las inundaciones de la semana pasada en Alemania, en primer lugar es la unidad administrativa más pequeña, el municipio, la que se encarga. Si un municipio no puede hacer frente a la gestión de la crisis por sí solo, se activan los recursos de la jurisdicción administrativa superior, que en Alemania son los distritos y las llamadas ciudades independientes. Estos envían a los bomberos o a las ambulancias.

Publicita en Páginas Amarillas


Alemania cuenta con un total de 107 ciudades independientes (por ejemplo, Colonia, Kiel o Leipzig) y 294 distritos. Si las posibilidades a nivel de distrito ya no son suficientes, se solicita ayuda a otros distritos menos afectados. La ayuda en caso de catástrofe suele ser organizada por un equipo de crisis suprarregional -por ejemplo, a nivel estatal- que coordina los servicios de emergencia en el lugar.

El papel del gobierno federal

La Agencia Federal de Gestión de Catástrofes solo entra en acción cuando un estado federal ya no puede ocuparse de la gestión de la crisis local. Para ello, el distrito o la ciudad deben declarar una catástrofe. Entonces, las fuerzas armadas alemanas podrán utilizar vehículos blindados de recuperación para limpiar los escombros y hacer que las carreteras vuelvan a ser transitables. O se utilizan helicópteros de la policía federal para buscar y evacuar a las personas.

Además, Alemania cuenta con la Agencia Federal de Ayuda Técnica (THW), especialmente equipada para operaciones en zonas de inundaciones o terremotos. Los expertos de THW no solo están desplegados en Alemania, sino en todo el mundo, suministrando electricidad y agua potable a la población de las zonas de desastre. En total, unas 80.000 personas trabajan para la THW, muchas de ellas de forma voluntaria. Una de las tareas en la actual situación de inundaciones: bombear el agua de los embalses llenos para evitar que los muros de las presas se rompan e inunden aún más regiones.

Abre tu tienda online


Además, se recurre a los servicios de rescate voluntarios que operan en todos los estados federados, como la Asociación Samaritana de Trabajadores, la Asociación Alemana de Rescate, la Cruz Roja Alemana, la Organización de Ayuda Johanniter y el Servicio Maltés de Socorro. Según datos federales, un total de 1,7 millones de ayudantes en Alemania trabajan de forma voluntaria, es decir, sin remuneración.

Comunicación en tiempos de crisis

A nivel federal, hay centros de control de inundaciones que monitorean el nivel de agua de los ríos y lagos y alertan de las inundaciones lo antes posible. Las aguas transfronterizas, como las del río rin, se controlan a nivel internacional. La Comisión Internacional para la Protección del Rin es la responsable en este caso.

El Servicio Meteorológico Alemán (DWD), dependiente del gobierno federal, avisa con antelación de los riesgos meteorológicos, como las fuertes lluvias en la actualidad. Estas advertencias de clima extremo, incluidas tormentas y maremotos en las costas, se transmiten a la población a través de aplicaciones de advertencia como NINA. El problema es que solo una pequeña minoría de alemanes tiene aplicaciones de alerta como NINA en sus celulares. La encargada de ese sistema es La Oficina Federal de Protección Civil y Asistencia para Catástrofes (BBK).

Los Parrales


Canales de información tienen que mejorar

La semana pasada, los centros de control de inundaciones también se activaron y emitieron alertas. "Luego va a las autoridades del distrito y tienen la posibilidad de acceder a nuestro sistema de alerta con sus centros de control. Y eso es lo que hicieron", resume el jefe de BBK, Armin Schuster.

Los socorristas de las distintas fuerzas de rescate se comunican entre sí a través de una red de radio digital creada por el Gobierno Federal, que es totalmente independiente de la radio móvil y funciona también allí donde las antenas de radio han sido destruidas y la recepción de los teléfonos móviles ha sido interrumpida o ha fallado.

Armin Schuster admite que el control de las catástrofes necesita reformas. En mayo, Schuster lanzó un programa de reforma de la protección civil, el cual se enfoca en la reintroducción de las sirenas de advertencia en los tejados alemanes. "Me impresiona muy positivamente la rapidez con la que estamos entrando en la aplicación, y la participación de los estados federados", comenta Schuster.

Hotel Presidente


Para llegar mejor a la población, Schuster quiere en el futuro una combinación de medios de alerta analógicos, como las sirenas, y digitales, como las aplicaciones para teléfonos inteligentes.

(ct/er)

Thomas Kohlmann

DEUTSCHE WELLE