ONU: el 17 por ciento de los alimentos termina en la basura

  • DEUTSCHE WELLE -
ONU: el 17 por ciento de los alimentos termina en la basura
picture-alliance/dpa/F. May
El desperdicio de alimentos vuelve a estar en primer plano tras la publicación del primer índice mundial de la ONU sobre el tema. Pero la escasez de datos muestra lo difícil que es comprender plenamente el problema.
Según un Índice Global de Desperdicio de Alimentos publicado este jueves (04.03.2021), en 2019 se generaron unos 931 millones de toneladas de residuos alimentarios en todo el mundo. El informe, publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la organización benéfica británica WRAP, equivale al 17 por ciento de todos los alimentos disponibles para los consumidores.

Con un 61 por ciento, la mayoría de los desperdicios se generó en los hogares. Los sectores del comercio minorista y los servicios de alimentación obtuvieron mejores resultados, generando un 13 por ciento y un 26 por ciento respectivamente.

Publicita en Páginas Amarillas


El índice no tiene en cuenta la pérdida de alimentos, que difiere del desperdicio en que se produce durante la producción, el almacenamiento o la transformación del producto, que nunca llega al consumidor.

"Si queremos tomarnos en serio la lucha contra el cambio climático, la pérdida de naturaleza y biodiversidad y la contaminación y los residuos, las empresas, los gobiernos y los ciudadanos de todo el mundo tienen que hacer su parte para reducir el desperdicio de alimentos", dijo el director ejecutivo del PNUMA, Inger Anderson, en un comunicado de prensa.

Seis años después de que la ONU acordara los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un ambicioso conjunto de metas que abordan la desigualdad mundial y el cambio climático, el nuevo informe vuelve a centrar la atención en la reducción a la mitad del desperdicio de alimentos per cápita en el mundo para 2030. Con ese plazo cada vez más cerca, los datos del documento de 2019 subrayan la magnitud del desafío en un mundo que vio al menos 690 millones de personas afectadas por el hambre en 2019. Y se prevé que esa cifra aumente a raíz de la pandemia mundial.

El desperdicio de alimentos no es un problema exclusivo de los países ricos
Una de las principales conclusiones es que las cantidades de residuos alimentarios en los hogares -que incluyen partes no comestibles como huesos y cáscaras- son muy similares en los países de ingresos altos, medios-altos y medios-bajos. La media mundial de los países de ingresos medios-bajos, como Pakistán y Vietnam, fue de 91 kg per cápita, frente a los 76 kg de los países de ingresos medios y los 79 kg de los países de ingresos altos, como Irlanda o Estados Unidos.

Abre tu tienda online


Esto rompe con la idea de que el desperdicio de alimentos es un problema en los países de altos ingresos, mientras que la pérdida de alimentos es más frecuente en los estados de bajos ingresos.

Aunque al informe le faltan datos valiosos sobre los hábitos en los países de ingresos medios-bajos, una posible explicación de los mayores niveles de desperdicio es que se cocinan más alimentos en casa y, por tanto, se desechan más partes no comestibles.

Musa Aamir, cofundador de la organización benéfica Rizq en la ciudad paquistaní de Lahore, dice que no tienen un servicio de recogida de alimentos en los barrios de menores ingresos porque "la cantidad de alimentos que se recuperan allí es prácticamente insignificante".

Falta de datos
El informe también pone de manifiesto la falta de datos mundiales. Por ejemplo, hay poca información de los países de bajos ingresos o de los residuos de los comercios y servicios fuera de los países de altos ingresos.

Los Parrales


"Es un panorama mixto", dice Tom Quested, analista principal de WRAP, a DW. "Poner de manifiesto la falta de datos proporciona el marco para que sean llenados", lo que "es un paso crucial para reducir a la mitad el desperdicio mundial de alimentos para 2030".

¿Qué se puede hacer contra el desperdicio de alimentos?
Para reducir a la mitad el desperdicio de alimentos en el mundo para 2030, el índice incluye una guía de tres niveles dirigida a ayudar a los países a medir el desperdicio a nivel nacional.

"Los enfoques para abordar el desperdicio de alimentos difieren según el país", explica Quested. "Por lo tanto, para garantizar que las soluciones son apropiadas para un país en particular, deben basarse en la evidencia relevante para ese país".

El PNUMA tiene previsto enviar un cuestionario a las oficinas nacionales de estadística y a los ministerios de Medio Ambiente cada dos años para coordinar la recolección de datos y la presentación de informes. Estos datos se publicarán a intervalos regulares hasta 2030 y se pondrán a disposición del público. Los próximos resultados se comunicarán en febrero de 2023.

Hotel Presidente


(gg/er)

Thomas Gordon-Martins

DEUTSCHE WELLE