¿Por qué Alemania supera mejor la crisis del coronavirus que otros países industrializados?

  • DEUTSCHE WELLE -
¿Por qué Alemania supera mejor la crisis del coronavirus que otros países industrializados?
picture-alliance/dpa/S. Pförtner
Mientras la crisis del COVID-19 todavía tiene en sus garras a otros países industrializados, la economía alemana parece haber aprendido relativamente rápido a convivir con el coronavirus. Estos son los motivos.
La caída será dura, eso es seguro. Pero al contrario de Francia, Italia o España, donde la Comisión Europea estima un retroceso del rendimiento económico de dos dígitos para el 2020, en Alemania el descenso económico será muy probablemente de "solo” un dígito.

Luego de la retracción económica récord de comienzos de este año, la coyuntura alemana parece estar recuperándose. Según datos de la Oficina Federal de Estadísticas (Destatis) pudo "recuperarse un tanto” en julio y agosto, dice Albert Braakmann, del departamento de Economía de ese organismo. Al parecer, esa tendencia continuaría, de acuerdo con indicadores como los encargos a la industria y el índice de confianza empresarial que mide el instituto Ifo.

Publicita en Páginas Amarillas


Luego de la caída del Producto Interno Bruto alemán (PIB) en el segundo trimestre, de un 9,7 %, como consecuencia de las restricciones por el coronavirus, los economistas prevén para la segunda mitad del año un crecimiento que haría que la economía "solo” se retraiga en un 5,8%. Esa cifra marca una caída que sigue siendo la mayor desde la posguerra, pero todo podría haber sido peor. La pauta está marcada por la cifra de la crisis financiera mundial: en 2009, la economía alemana cayó en un 5,7%. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) incluso calcula un descenso del PIB alemán de "solo” un 5,4%, luego de corregir su pronóstico de junio, de un 6,6%. Parece una caída grave, pero si se la compara con lo que le espera a Francia (-9,5) e Italia (-10), dentro de la eurozona, y a Gran Bretaña (-10,1) y Japón (-5,8), el golpe es menos duro. Solo EE. UU. estaría en mejor situación, con -3,8%, y en China, país de origen de la pandemia, la economía incluso crecería en un 1,8%.

"El retroceso económico a comienzos del año fue más leve de lo que se esperaba, por eso la recuperación en este verano es realmente fuerte”, explicó a DW Nicola Brandt, del Centro de Desarrollo en Alemania del OCDE, en Berlín. A eso se suma que las cifras de contagio de COVID-19 son más bajas que en otros países. Y por esa razón, las medidas restrictivas no han sido tan estrictas como en otros lugares, con lo cual "también la incertidumbre económica es menos grave que en otros países”, añadió Brandt. Otro factor es que Alemania es menos dependiente del turismo que Francia, Italia y España.

A pesar de esos datos positivos, la economista jefa de la OCDE, Laurence Boone, dejó en claro que el camino hasta el fin de la pandemia es largo: "Todavía no se ve el final, pero ahora la política puede hacer mucho para generar confianza”.

Gran confianza en el manejo de crisis de Alemania
La confianza de la gente en el manejo de crisis por parte de la clase política y del sector económico alemanes es, para Friedrich Heinemann, del Centro Europeo de Investigación Económica (ZEW), en Mannheim, un factor central para explicar la resiliencia de la economía alemana. "En Alemania había una buena dinámica económica, en general.

Abre tu tienda online


La sólida actuación del gobierno en la fase crítica de la pandemia fortaleció la confianza de la población. Ese aumento de la confianza conduce a una mayor disciplina sanitaria”, explicó en entrevista con DW el experto del ZEW. Las autoridades alemanas postaron más a la autodisciplina y a la concientización de la gente, agregó. En Francia, por ejemplo, "Macron reaccionó de manera increíblemente marcial y radical en el cierre por la pandemia, y de ese modo perdió la confianza de la gente”, compara el experto.

Rapidez de reacción, deuda cero y buenas perspectivas
Otro factor importante en Alemania, a diferencia de Francia e Italia, es "la magnitud y rapidez de la puesta en práctica de las medidas a nivel administrativo. El gobierno alemán reaccionó rápidamente y con acierto a pesar de la enorme presión por el tiempo, si se consideran, por ejemplo, las normas de trabajo a jornada reducida y los múltiples programas para garantizar la liquidez”, subrayó Heinemann.

Asimismo, la solidez de las finanzas alemanas fue fundamental para enfrentar la crisis del coronavirus. "La muy criticada política de ‘deuda cero' de los últimos años es tal vez el factor más importante para que Alemania pueda superar tan bien esta crisis”, dijo el economista. A pesar de un paquete coyuntural de 130.000 millones de euros, y de otras ayudas por la pandemia, Alemania, a pesar de un endeudamiento estimado de cerca del 80% de su PBI, sigue estando en una posición firme a nivel económico. Francia y España estarían, a finales de 2020, endeudadas en más del 110% de su PBI. E Italia, en más de un 150%.

La esperanza de que Alemania se recupere económicamente también está puesta en que la población está aprendiendo de a poco a convivir con el coronavirus, a trabajar, a producir y a consumir. "Y el gran bienestar económico, producto del auge de la ocupación de los últimos 10 años, estabilizó la demanda, también de bienes industriales”, indica. "Hay grandes probabilidades de que dentro de un año vivamos en un mundo que habría dejado de ser amenazante, también en lo económico, por la aparición de una vacuna contra el coronavirus”, pronostica Heinemann.

Los Parrales


(cp/ers)

Thomas Kohlmann

DEUTSCHE WELLE