Macron le dice a Rohaní que ninguna potencia exterior debe interferir en Líbano

  • DEUTSCHE WELLE -
Macron le dice a Rohaní que ninguna potencia exterior debe interferir en Líbano
El presidente francés, Emmanuel Macron, fue el primer presidente occidental que visitó el país después de la trágica explosión registrada en el puerto de Beirut. picture-alliance/dpa/AP/T. Camus
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, conversó con su par iraní, Hasan Rohaní, sobre la situación política y social en el Líbano, crisis que se agudizó luego de la trágica explosión registrada en Beirut.
El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo este miércoles (12.08.2020) a su homólogo iraní, Hasan Rohaní, que las potencias no deben interferir en la delicada situación del Líbano y han de apoyar la formación de un Gobierno que responda a las urgencias y ponga en marcha las reformas.

Según un comunicado, Macron, quien habló este miércoles por teléfono con Rohaní, subrayó que es urgente actuar en el Líbano, pero dentro del marco fijado por la ONU en la conferencia internacional que se organizó a instancias de Francia el pasado domingo.



El jefe del Estado francés subrayó que todas las potencias implicadas deben "evitar cualquier escalada de la tensión, así como cualquier interferencia exterior".

Además, añadió, tienen que apoyar al nuevo Gobierno que se constituya tras la dimisión el pasado lunes del gabinete del primer ministro Hasan Diab.

El objetivo de ese nuevo Ejecutivo -señaló Macron- será gestionar las urgencias tras la explosión de la semana pasada en el puerto de Beirut, "poner en marcha las reformas políticas y económicas necesarias y responder a las aspiraciones del pueblo libanés".

Irán es el gran apoyo exterior del grupo chíi Hizbulá, uno de los que tiene más peso político en el Líbano, lo que es visto con preocupación por París.



Francia, que es la antigua potencia colonizadora y la que diseñó el país en el momento de su independencia para configurar un Estado con mayoría cristiana en Oriente Medio, sigue siempre muy de cerca la evolución política del Líbano.

Macron fue el primer mandatario extranjero que viajó a Beirut el jueves pasado, solo dos días después de la explosión del puerto de la capital, que causó más de 170 muertos y más de 6.000 heridos. Más allá de su contacto con la población, su mensaje fue duro con la clase política libanesa.

JU (efe, afp)

DEUTSCHE WELLE