Tensión en dos ciudades españolas por protestas contra el racismo en EEUU

  • AGENCIA SPUTNIK -
Tensión en dos ciudades españolas por protestas contra el racismo en EEUU
© REUTERS / Kevin Lamarque
George Floyd murió el pasado 25 de mayo en la ciudad estadounidense de Minneapolis. Lo hizo después de que un policía lo asfixiara por intentar pagar con un billete falso. El homicidio de este ciudadano afroamericano provocó una oleada de protestas a lo largo de todo el país contra la brutalidad policial y el racismo institucional.

Esas proclamas se han extendido también a España. En el país mediterráneo, como en otros de Europa, las manifestaciones han tenido su réplica. Centenares de asistentes se han apropiado del lema Black Lives Matter o del grito I can’t breathe (No puedo respirar) exhalado por Floyd ante la inmovilización del agente y han llevado a cabo quejas en varios puntos del territorio nacional.



La mayoría de las movilizaciones han sido pacíficas. En Madrid y Barcelona, por ejemplo, centenares de ciudadanos, muchos de ellos inmigrantes, se concentraron frente a la Embajada y el Consulado estadounidense clamando "justicia" y "el final de la opresión" durante el fin de semana pasado. Sin embargo, este 2 de junio hubo altercados en dos de estas concentraciones de Zaragoza y Girona.
En Zaragoza (ciudad de un millón de habitantes situada al noreste de España) varias decenas de jóvenes convocaron la protesta por redes sociales y se reunieron en el barrio de Las Delicias. Fue un encuentro informal, no avisado a Delegación de Gobierno.

​Según apunta el periódico El Heraldo, el grupo avanzó por la Vía Univérsitas y de Duquesa Villahermosa cortando el tráfico y entonando el I can't breathe mencionado. Los participantes terminaron la protesta ante la comisaría de la avenida de Valencia, donde se vivieron momentos tensos por los gritos que lanzaban contra la Policía y contra la violencia racista en Estados Unidos.

Girona, por su parte, vivió otro tipo de acontecimiento. El pasado 1 de junio, según varios medios locales, decenas de personas clamaron contra el racismo en la capital de la provincia (perteneciente a Cataluña, en el extremo noreste, con unos 760.000 habitantes) y Salt (aledaña, de 30.000 personas). De un inicio pacífico se pasó a algo más violento en el trayecto hacia una comisaría de Policía, con ataques a vehículos aparcados en la calzada.
A lo largo de la marcha también saquearon un supermercado, tal y como puede verse en imágenes subidas a redes sociales. Durante el saqueo se escucha a algunos asistentes riéndose y a otros pidiendo parar. Los Mossos d’Esquadra (la policía autónoma catalana) están investigando los hechos.

AGENCIA SPUTNIK