La guerra que no termina: buscan bloquear el vuelo de Brasil a las islas Malvinas

  • AGENCIA SPUTNIK -
La guerra que no termina: buscan bloquear el vuelo de Brasil a las islas Malvinas
CC0 / Pixabay
Además de una denuncia judicial presentada en septiembre, organizaciones de excombatientes de la Guerra de las Malvinas iniciaron una campaña para impedir el inicio de los vuelos entre Sao Paulo y las islas controladas por el Reino Unido. El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, podría ser la solución al conflicto.

La filial brasileña de la aerolínea Latam ya comenzó a comercializar los pasajes para la ruta que unirá Sao Paulo con las Islas Malvinas, cuyo vuelo inaugural está previsto para el miércoles 20 de noviembre. Sin embargo, un recurso judicial presentado por varias organizaciones de excombatientes de la Guerra de las Malvinas podría impedir el despegue.



Los vuelos desde Sao Paulo a Malvinas habían sido anunciados por el Gobierno argentino en noviembre de 2018, cuando difundió, junto con Reino Unido, un entendimiento entre ambos países para operar un nuevo servicio aéreo hacia las islas que tuviera dos escalas mensuales en Argentina.

Tras una licitación, se escogió a Latam Brasil para la operación de los vuelos, habilitando la salida de un vuelo semanal entre la ciudad brasileña y el aeropuerto de Puerto Argentino en las islas, ocupadas por el Reino Unido. El acuerdo prevé también que haya dos escalas mensuales en la ciudad de Córdoba, en la que se podrán embarcar pasajeros, carga y correo.

El acuerdo de 2018 fue un nuevo paso en los acercamientos que tuvo el Gobierno de Mauricio Macri con la administración británica. El primero había sido el denominado 'acuerdo Foradori-Duncan' (por haber sido firmado por el vicecanciller argentino Carlos Foradori y el secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido para Europa y las Américas Alan Duncan), que proponía "mejorar la cooperación" entre los países en el tema Malvinas.

Sin embargo, el acuerdo entre los gobiernos que permitió la apertura de la ruta aérea podría quedar por el camino tras un reclamo judicial o, incluso, si el presidente electo Alberto Fernández accede al pedido de dejar sin efecto el decreto de 2019 que habilitó el inicio de los vuelos hacia el territorio reclamado por Argentina.



En septiembre de 2019, el Centro de Excombatientes de las Islas Malvinas de La Plata (Cecim La Plata) presentó un recurso de inconstitucionalidad contra el decreto que creó la ruta aérea.

A pocos días del vuelo inaugural, el reclamo fue aceptado por la Justicia de lo Contencioso Administrativo de Argentina y elevado a la Fiscalía para que estudie el caso, según informó el abogado especializado en Derechos Humanos Jerónimo Guerrero Iraola, uno de los juristas que patrocina la causa.

En forma paralela al reclamo judicial, varios excombatientes iniciaron una campaña en medios y redes sociales para impedir que el inicio de los vuelos. "No al vuelo Sao Paulo-Malvinas. ¡Es más entrega de soberanía!", señala el afiche que muchos excombatientes y militantes por la causa Malvinas comenzaron a difundir a través de las redes.

Los detractores de que Argentina habilite nuevos vuelos a las Islas Malvinas también apelan a un camino alternativo, impulsado por la Mesa de Coincidencias Malvinas, una articulación de organizaciones que defienden el reclamo de soberanía sobre las islas.



"Los medios tratan esta noticia como una nota de color sin profundizar la gravedad de lo que implican estos nuevos vuelos en el marco del acuerdo Foradori-Duncan. Vuelos que mejoran las condiciones de la explotación planificada por los ocupantes ilegales que, en una primera fase con la venta ilegal de licencias de pesca, les permitió obtener recursos económicos para la sustentabilidad del enclave neocolonial-militar, ejerciendo una amenaza a la paz de la región desde la fortaleza militar en Monte Agradable controlando más de 2 millones de kilómetros cuadrados sobre aguas circundantes de Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur", advierte la organización en un comunicado emitido este martes 12 de noviembre.

Para los excombatientes, los vuelos hacia Malvinas "mejorarán la logística para avanzar en la segunda fase que es la explotación de hidrocarburos y minerales para posteriormente consolidar la tercera fase que es la proyección hacia el territorio Antártico".

"Debemos extinguir este acuerdo, como así también los vuelos y retomar la iniciativa política diplomática desde la defensa de los intereses de los argentinos, basándonos en lo que expresa nuestra Constitución Nacional en su cláusula transitoria primera", complementa la declaración.

Según consignó el medio especializado Agenda Malvinas, las organizaciones de excombatientes también realizan contactos con integrantes del equipo de trabajo del presidente electo Alberto Fernández para, en caso de que la vía judicial no logre dejar sin efecto los vuelos, pueda hacerlo el mandatario que asumirá el próximo 10 de diciembre.



En efecto, dirignetes cercanos a Fernández inisiteron en la voluntad del presidente electo de revisar el acuerdo Foradori-Duncan y relanzar el reclamo argentino por la soberanía de las Islas Malvinas.

AGENCIA SPUTNIK