El “brexit” se pospone de nuevo, pero con condiciones

  • DEUTSCHE WELLE -
El “brexit” se pospone de nuevo, pero con condiciones
Reuters/S. Vera
Francia casi impide un acuerdo con Londres y provoca un “brexit” caótico. Pero Reino Unido tiene ahora hasta finales de octubre para ordenar su retirada. Christoph Hasselbach informa desde Bruselas.

Por segunda vez en tres semanas, la UE ha pospuesto la retirada de Reino Unido, evitando así un caos amenazador. De lo contrario, la salida habría ocurrido automáticamente la medianoche de este viernes 12 de abril y habría tenido graves consecuencias para la economía y los ciudadanos de ambos lados del canal de la Mancha. El Parlamento británico ya ha rechazado en tres ocasiones el acuerdo "brexit” que la primera ministra Theresa May negoció con la UE. Pero tampoco hay alternativa a la vista en la Cámara de los Comunes.



Es cierto que todos estamos hartos porque desde hace meses solo se habla de este tema. Pero simplemente hay demasiado en juego para ambas partes. La canciller alemana Angela Merkel habló de una "responsabilidad histórica" y que una salida ordenada también es de interés europeo. Después de todo, existe un consenso sobre esta cuestión.

Para no tener que reunirse cada dos semanas para extender el plazo, ahora se habría llegado a una solución flexible. Hasta finales de octubre, Reino Unido tiene tiempo de encontrar una mayoría parlamentaria para una solución del "brexit” y luego salir. El mandato de la actual comisión también finalizará el 31 de octubre. La situación se revisará de nuevo en la cumbre de la UE que se celebrará a finales de junio. Si Londres llegase a un acuerdo antes de las elecciones europeas de finales de mayo, sería mucho mejor, así Reino Unido no tendría que participar en ellas. Ese sigue siendo también el deseo de May. Pero como medida de precaución, su gobierno está haciendo todos los preparativos para participar en las elecciones.

Macron ve peligros para la UE

Sin embargo, los 27 jefes de Gobierno restantes establecieron condiciones en relación con las elecciones europeas. Detrás de estas condiciones se encuentra principalmente el presidente francés Emmanuel Macron. Incluso un "brexit” no regulado era una opción para él, según se dice que habría amenazado durante las negociaciones. El veto de un solo Estado habría bastado para que el acuerdo fracasara. Un "brexit” no regulado esta semana habría sido inevitable. Pero entonces Macron habría sido culpado por las consecuencias económicas. Los diplomáticos dicen que su dura postura fue una señal dirigida principalmente a su compatriotas, una forma de política interna.



Sin embargo, el principal argumento de Macron no sería lo único que está en juego: si Reino Unido participa en las elecciones, como antes, enviaría parlamentarios al Parlamento Europeo y, como todos los demás miembros, influiría en la nueva comisión, el presupuesto plurianual de la UE y otros asuntos. Cuestiones importantes, aunque serían eliminadas poco después. También tendría la oportunidad de sabotear el trabajo de la UE. La preocupación no es descabellada. Varios miembros de la línea dura del partido conservador de May ya han anunciado que harán la vida "lo más difícil posible" (Jacob Rees-Mogg) a la UE en su posición de "caballo de Troya" (Mark Francois).

Mínimo margen de maniobra para May

La condición para el aplazamiento de "brexit” es, por lo tanto, que Londres se comporte de forma "constructiva" y "responsable" hasta su retirada y no socave los objetivos de la UE. No debería interferir en cuestiones futuras, aunque en realidad debería hacerlo. Reino Unido no debería estar en condiciones de "tomar como rehenes las instituciones europeas", advirtió el primer ministro belga, Charles Michel.

El problema, sin embargo, es si May, incluso si se siente personalmente vinculada por el acuerdo con la UE, puede evitar un impacto tan negativo. Actualmente está buscando un acuerdo bipartidista con el Partido Laborista de la oposición, pero se encuentra bajo una gran presión de la derecha de su partido. Si acepta el deseo del Partido Laborista de un "brexit” blando con una unión aduanera permanente, para Boris Johnson y otros partidarios de la línea dura sería una traición al referéndum del "brexit” de hace tres años. El ministro de Asuntos Exteriores, Jeremy Hunt, también dice ahora que una unión aduanera "no funcionaría" para Reino Unido.



De este modo, el margen de maniobra de May es mínimo, y algunos de sus críticos internos preferirían deshacerse de ella hoy mismo. La primera ministra no puede ser destituida hasta finales de año porque sobrevivió a una votación de censura hace unas semanas. Pero si May dimitiera por iniciativa propia y un sucesor como Johnson se convirtiera en primer ministro, el acuerdo de hoy con la UE probablemente no valdría mucho. Y Macron se sentiría reafirmado.
DEUTSCHE WELLE