Joven saudita que huyó de su familia vuela a Canadá

  • DEUTSCHE WELLE -
Joven saudita que huyó de su familia vuela a Canadá
Rahaf Mohammed Al Qunun acusó que en su familia era golpeada y encerrada. Tras una semana en Tailandia, finalmente pudo viajar bajo resguardo de ACNUR.
La odisea de Rahaf Mohammed Al Qunun, que se volvió viral al relatar la joven de 18 años su tragedia a través de Twitter, escribió este viernes (11.01.2019) un nuevo capítulo, luego de que la mujer abandonara el hotel del aeropuerto de Bangkok donde se encontraba bajo protección del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y emprendiera vuelo con rumbo a Canadá.

Al Qunun captó la atención internacional luego de que abordara un avión en Kuwait para viajar a Australia, pero fuera impedida de seguir su trayecto tras hacer escala en Tailandia. Refugiada en un hotel, la mujer aseguró que huía de su familia porque la golpeaban y torturaban y aseguró que, de volver a Arabia Saudita, su vida correría peligro. Entonces pidió asilo a Tailandia primero, y luego a Australia y Canadá.



Surachate Hakparn, jefe de Migración de Tailandia, confirmó que la joven abordó este viernes un vuelo de Korean Air con rumbo a Seúl, donde hará escala para llegar a Canadá. "Ese país le ofreció asilo”, dijo Surachate a la agencia Reuters. El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, confirmó poco más tarde la información durante una comparecencia pública.

Expuesta a la pena capital

Al Qunun llegó el sábado 5 de enero a Bangkok y dos días más tarde fue aceptada como refugiada por las autoridades tailandesas, previa intervención de la ONU. La joven se negó a encontrarse con su padre y hermano, quienes viajaron hasta la capital de Tailandia para llevarla de regreso a casa. Al Qunun dijo que había apostatado del islam y que eso la ponía en peligro.

La joven aprovechó que desde Kuwait no se exige que las mujeres viajen con un guardián masculino y pudo escapar. El caso, que ocurre en medio de la polémica internacional por el asesinato del disidente Jamal Khashoggi, puso nuevamente en relieve las estrictas políticas que impone el reino árabe a las mujeres. Australia había anunciado que estaba barajando la solicitud de asilo de Al Qunun, cuyo plan original era llegar hasta la isla y allí solicitar esa medida de protección.



En Arabia Saudita, Al Qunun podría ser procesada por desobedecer a sus guardianes masculinos, dañar la reputación del país o incluso apostatar, delito que está castigado con la pena capital.

DZC (EFE, Reuters)

Síguenos en Facebook