Rusia rechaza sanciones de EE. UU. por caso de exespía Skripal
Reuters/H. Nicholls
El Departamento de Estado de EE. UU. informó de la imposición a partir del 22 de agosto de nuevas sanciones contra Rusia, en respuesta al envenenamiento con el agente nervioso Novichok del exespía Skripal.
El Kremlin criticó hoy (09.08.2018) la amenaza estadounidense de ampliar las sanciones a Rusia por el envenenamiento del exagente doble ruso Serguei Skripal y su hija Yulia en la ciudad británica de Salisbury en marzo de este año.

"EE. UU. busca utilizar cualquier pretexto para contener a Rusia y promover sus intereses de una manera agresiva. Su intención de aplicar sanciones por el caso Skripal sin presentar hasta el momento prueba alguna (de la culpabilidad de Rusia), es otro ejemplo de desaforada histeria rusófoba", aseveró a la prensa Leonid Slutski, jefe del comité de Asuntos Internacionales de la Duma o Cámara de Diputados.



"Nuevo paso inamistoso"

Por su parte, la portavoz del Ministerio ruso de Relaciones Exteriores, Maria Zajarova, anunció que Moscú va a preparar medidas de represalia por este "nuevo paso inamistoso dado por Washington". "Estados Unidos está eligiendo intencionalmente el camino de un mayor deterioro de las relaciones bilaterales", dijo Zajarova, citada por TASS. La embajada rusa en Washington respondió a la amenaza de más sanciones solicitando una "investigación trasparente y abierta sobre lo ocurrido en Salisbury".

Agente nervioso Novichok

Skripal y su hija Julia sobrevivieron por poco a una intoxicación en marzo en Inglaterra con el agente nervioso de fabricación soviética Novichok. Londres acusa a Moscú del intento de asesinato, pero el Gobierno ruso lo niega.



El Departamento de Estado anunció el miércoles las nuevas sanciones, ya que Washington considera el hecho como un uso prohibido de armas de destrucción masiva. Las sanciones buscan destruir la economía rusa, afirmó el experto Fiódor Lukianov, redactor jefe de la revista Russia in Global Affairs.

Ley de Eliminación y Control de Armas Químicas y Biológicas

Las sanciones fueron anunciadas en base a una norma de 1991, conocida como Ley de Eliminación y Control de Armas Químicas y Biológicas. De acuerdo a esa norma, Rusia dispondrá ahora de un plazo de 90 días para evitar sanciones más severas, para lo que tendrá que admitir una inspección de un organismo internacional como la ONU y garantizar que no volverá a emplear ese tipo de armamento.

FEW (EFE, dpa)

Síguenos en Facebook

Últimas noticias