Turquía suspende el acuerdo de devolución de refugiados con Grecia

  • EFE -
Estambul/Atenas - La tensión entre Turquía y Grecia ha subido hoy varios grados, al suspender Ankara de forma unilateral el acuerdo de devolución de inmigrantes en protesta por la puesta en libertad de ocho militares turcos, cuyo gobierno los acusa de actividades golpistas.

El ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, anunció hoy la medida diplomática, precisando que solo afectaría al acuerdo bilateral, pero no al firmado en 2016 con la Unión Europea.



"Tenemos un acuerdo sobre migración con la Unión Europea (UE). Este se aplica. También tenemos un acuerdo bilateral con Grecia para la devolución (de migrantes). Este acuerdo de devolución lo hemos suspendido ahora", dijo el ministro en la ciudad de Antalya, según informa la agencia turca Anadolu.

En los dos años transcurridos desde la firma del acuerdo con Bruselas, Turquía ha readmitido a 1.629 personas por la vía europea, según datos del Ministerio turco del Interior.

Por su parte, un portavoz de la Policía griega declaró a Efe que las devoluciones por el acuerdo bilateral, ahora suspendido, alcanzaron 1.183 en 2016, pero bajaron a 21 en 2017 y a 5 en lo que va del año.

La prensa griega considera que esta congelación del pacto se debe a la crisis de los militares turcos, que se intensificó con una decisión judicial a inicios de 2017.



Ocho oficiales turcos huyeron de Turquía a Grecia en helicóptero durante la noche del fallido golpe militar del 15 de julio de 2016 y pidieron asilo.

Fueron detenidos bajo la acusación de entrada ilegal en Grecia, mientras que Ankara pedía su extradición por el delito de golpismo, que en Turquía se castigando con cadena perpetua.

Pero en enero de 2017, el Tribunal Supremo griego rechazó la extradición, argumentando que no había garantías de que en su país fuesen a tener un juicio justo.

Uno de los soldados -todos los cuales ya están en libertad- ha recibido asilo político y se prevé que los demás lo recibirán en breve, lo cual ha suscitado enérgicas protestas de Ankara, que acusa a Atenas de "proteger a golpistas".



Grecia ha rechazado esta acusación y su ministro de Exteriores, Nikos Kotzias, ha respondido que "desafortunadamente algunos políticos turcos no parecen comprender la diferencia entre política y Estado de derecho".

Çavusoglu dejó claro que la suspensión del pacto bilateral es una reacción a la puesta en libertad de los ocho militares.

"El Gobierno de Grecia realmente quiere solucionar este asunto. Solo que al mismo tiempo vemos que hay enormes presiones de Occidente contra Grecia, y especialmente contra la Judicatura griega", aseguró hoy Cavusoglu.

"Dicen que la Judicatura griega es independiente. Pero nosotros sabemos que sufren una gran presión de Occidente", insistió el ministro, al tiempo que prometió "seguir trabajando con Grecia" en este tema.



Fuentes del Ministerio de Migración griego evitaron emitir un juicio antes de conocer la declaración exacta de Çavusoglu, en aras a tener "una idea clara de sus repercusiones", pero recalcaron que el protocolo bilateral se rige por las reglas del derecho internacional y por ese motivo no puede ser suspendido con una simple declaración.

"Turquía deberá comunicarlo oficialmente", señalaron estas fuentes a Efe.

Por su parte, el portavoz del Gobierno turco, Bekir Bozdag, acusó hoy a Atenas de incumplir "las leyes bilaterales e internacionales que obligan a Grecia a la extradición".

"Estamos extraordinariamente preocupados con la violación de las leyes internacionales y bilaterales de nuestro vecino. Turquía tomará nota de esta actitud de Grecia, y Grecia hará bien en saber que hemos tomado nota", dijo Bozdag a la agencia Anadolu.



Al mismo tiempo, la Marina turca ha dado orden a sus unidades de estar en alerta continua.

Aparte de las dos fragatas y los dos barcos portamisiles, que están de patrulla permanente en el Egeo, los equipos especiales de ataque submarino también han recibido orden de prepararse para posibles misiones, señala Anadolu.

La prensa griega señala además, citando fuentes castrenses, que los cazas turcos intensificaron el martes los habituales sobrevuelos de zonas marítimas en el Egeo que Grecia considera aguas territoriales suyas.

Tras varias semanas de relativa calma las autoridades aéreas griegas registraron en un espacio de tan solo media hora un total de siete violaciones del espacio aéreo por parte de cazas turcos, aseguran estas fuentes.



Las incursiones de una formación de cuatro F-16 en el espacio aéreo heleno tuvieron lugar entre las diez y media y las once de la mañana del martes.

Síguenos en Facebook