Una mujer ignoró por años los síntomas de una enfermedad mortal creyendo que se debía a la fatiga y le extraen un tumor del cerebro

  • RT EN ESPAÑOL -
Una mujer ignoró por años los síntomas de una enfermedad mortal creyendo que se debía a la fatiga y le extraen un tumor del cerebro
Imagen ilustrativa
La madre de cuatro hijos creía que los dolores de cabeza y mareos que sufría eran algo normal en mujeres con varios niños, hasta que sufrió convulsiones y acabó entrando en coma.

Una ciudadana británica ignoró durante unos diez años un tumor cerebral, y atribuía los síntomas de esa enfermedad al estrés y cansancio que le provocaban las labores domésticas y el cuidado de sus cuatro hijos pequeños.



Emily Corrigan, de 32 años y residente en la ciudad de Bushey (Reino Unido), sufrió durante años fatiga extrema, mareos y dolores de cabeza, pero consideraba que era algo normal en las madres de familia con varios hijos.

"Tenía cuatro hijos pequeños y simplemente descarté los síntomas, pensando que se debían a la fatiga de estar corriendo detrás de los niños", relató Emily al diario The Sun. "Estaba mucho más cansada que la mayoría de las madres que conozco, pero una y otra vez lo atribuí al cansancio de una mujer ocupada", agregó.

En julio de 2015, Corrigan fue hospitalizada tras sufrir convulsiones y entrar en coma. Los médicos le diagnosticaron astrocitoma (un tumor cerebral) y fue sometida a una operación en la que se le extirpó exitosamente un tumor de aproximadamente 4,5 centímetros de diámetro. Los cirujanos estimaron que esa masa de células anormales se habría desarrollado durante 7-10 años sin haber sido detectada.

La mujer contó que casi un año antes de las convulsiones había subido de peso, "todo el tiempo" se sentía cansada y somnolienta, pero se convenció de que "nada malo" le pasaba.



En octubre de 2018, en una prueba rutinaria, se le descubrió el crecimiento de nuevas células malignas en el cerebro. La operación para eliminarlas estaba programada para enero de este año, pero pocos días antes, la mujer volvió a sufrir convulsiones y fue hospitalizada, y posteriormente operada.

Emily ha completado 30 sesiones de radioterapia y actualmente está recibiendo quimioterapia, pero ha decidido contar su historia ahora para advertir a las personas para que presten atención a la fatiga extrema, porque podría tratarse de signos de alguna enfermedad. Además, sus amigos y familiares están recaudando fondos en la plataforma GoFundMe para ayudarla con los gastos médicos.

RT EN ESPAÑOL

Síguenos en Facebook