Turquía: un centro comercial para musulmanas conservadoras
Coloridos velos musulmanes y abrigos largos: la moda “conservadora” está en auge en Turquía. En Estambul, abrió sus puertas un nuevo centro comercial para creyentes musulmanas.
La turca Zehra Özkaymaz, de 35 años, es una estrella de Instagram. En años recientes organizó 19 festivales en los que presentó moda para mujeres musulmanas. Su nuevo proyecto va un paso más allá: acaba de inaugurar en Estambul un centro comercial para mujeres conservadoras. Lleva el nombre de su cuenta de Instagram: "Zeruj”.

Opinión: Los musulmanes como excusa



Cerca de 22.000 personas habrían asistido a la inauguración el pasado 11 de mayo. Y en las próximas semanas se espera aún mayor afluencia. Y es que durante el mes de ayuno Ramadán, hay eventos religiosos en "Zeruj” – y rebajas.

#MosqueMeToo: Contra el acoso en la peregrinación a La Meca

Todas las marcas bajo el mismo techo

La oferta es grande en las 126 tiendas del centro comercial: desde diferentes tipos de turbantes hasta coloridos velos musulmanes y abrigos largos.



"Antes, las mujeres tenían que ir a diferentes tiendas en diferentes partes de la ciudad”, comenta la joven vendedora Tutku, de 21 años, y agrega que eso puede llevar mucho tiempo debido al caótico tránsito de la ciudad. "Ahora pueden encontrar todos los productos bajo un mismo techo”, dice.

Según Ferit Burhan, codirector del centro comercial, éste se guía por las necesidades de las clientas conservadoras. Está convencido de que la mayoría de las mujeres en Turquía se viste así. "Sin embargo, hasta ahora no había ningún centro comercial para ellas. Queríamos facilitar su vida”, dice.

Cinco veces por día se escucha el llamado a la oración

El centro comercial "Zeruj” también simboliza las tendencias cada vez más conservadoras en Turquía. Cinco veces al día, por ejemplo, se escucha el llamado para convocar a los fieles a la oración. Ferit Burhan no entiende por qué los medios turcos se centran en este aspecto. "Después de todo vivimos en un país de mayoría musulmana, y es parte de nuestra cultura. Este llamado también se escucha en otras partes de la ciudad”, argumenta.



La antropóloga turca Ayse Cavdar no comparte esta opinión. Para ella, el centro comercial conservador es una declaración de las personas religiosas a favor del capitalismo.

Ella cree que la libertad para consumir se ha vuelto más importante que otras libertades. "Las mujeres son solo las caras visibles del auge económico en Turquía. Los hombres son los verdaderos ganadores del capitalismo, y ellos han encontrado un nuevo público destinatario para sus negocios. Y lo venden bajo la etiqueta de la ‘liberación de la mujer musulmana', critica”.

Desde su punto de vista, el centro comercial no tiene nada que ver con religión. En cambio, lo compara con un harén, aquella parte de una casa reservada exclusivamente para las mujeres. Según Cavdar, el centro comercial impide que las mujeres participen realmente de la vida social. Su mensaje: las mujeres que reconocen sus propios límites, serán recompensadas por los hombres con consumo.

Burcu Karakas (VT/JOV)

Síguenos en Facebook

Últimas noticias