Santiago de Chile - El Estado chileno ha invertido en la última década unos 215,5 millones de dólares en la región de Arica y Parinacota para facilitar el comercio marítimo de Bolivia, según un informe de la Corporación de Desarrollo de esa zona (Cordap), publicado hoy por el diario El Mercurio.

La inversión, según la publicación, se enmarca en el cumplimiento por parte de Chile del tratado de 1904, que estableció las fronteras definitivas entre ambos países y establece el libre tránsito de mercaderías bolivianas por territorio y puertos chilenos.



El informe destaca como destino de las inversiones cuatro áreas de infraestructura y servicios "de uso gratuito para el Estado y los privados bolivianos", que incluyen la carretera internacional Arica-La Paz, un nuevo complejo fronterizo en Chungará, un antepuerto o puerto seco y la reconstrucción del ferrocarril entre Arica y La Paz.

Durante marzo se celebrarán en la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) los alegatos orales de la demanda que Bolivia presentó en 2013, en busca de que el tribunal obligue a Chile a negociar y concederle un acceso soberano al Pacífico, que el país andino perdió en una guerra del siglo XIX.

El tratado de 1904 se suscribió 25 años después del conflicto y, según Chile, no existen asuntos fronterizos pendientes entre ambos países.

"La inversión desmiente el presunto incumplimiento del Estado de Chile de su compromiso de otorgar el libre tránsito a Bolivia", afirmó el informe de la Cordap.



Precisó que ese libre tránsito se traduce en "un flujo anual de más de 200.000 camiones y de 3 millones de toneladas (de cargas)".

La cifra de inversiones no incluye gastos en vigilancia por contrabando, narcotráfico, robo de vehículos o atención de accidentes en ruta, explicó el texto.

El antepuerto o puerto seco se usa para facilitar acceso de camiones bolivianos a Arica y puede atender más de 200 camiones de forma simultánea, con estacionamientos, áreas para almacenamiento de carga, seguridad durante las 24 horas y servicios que incluyen baños, zonas de descanso y casino de comida, aseguró el informe.

Las instalaciones, a unos 10 kilómetros al noreste de Arica, a un costado de la línea del ferrocarril y de la carretera a Bolivia, costaron 10,6 millones de dólares y tienen el propósito de programar el ingreso de vehículos y cargas al radio urbano y al puerto, para evitar congestiones de tráfico.



La vía ferroviaria Arica-La Paz fue reconstruida después que el año 2005 fue dañada seriamente por aluviones en durmientes, puentes y taludes en varios tramos del tendido de 205,3 kilómetros.

Los trabajos demandaron una inversión de 65 millones de dólares y al transporte de minerales se agregó desde hace dos años la reanudación del servicio de pasajeros (turistas) en más de un tercio de su trazado en Chile.

En el mantenimiento y mejora de la carretera de Chile a Bolivia, que en 200 kilómetros asciende desde el nivel del mar hasta los 4.500 metros, se han invertido algo más de 106 millones de dólares debido a los daños causados por problemas meteorológicos y el alto flujo de camiones.

En tanto, el nuevo complejo fronterizo Chungará, construido a 4.500 metros sobre el nivel del mar, en la provincia de Parinacota, demandó una inversión de 33,8 millones de dólares y entró en funciones el año pasado, con todos los servicios necesarios para el paso y control de vehículos

Síguenos en Facebook

Últimas noticias