El teleférico de récord en Bolivia añade un nuevo atractivo a Oruro
Oruro (Bolivia) - La apuesta de Bolivia por el teleférico como medio de transporte, que ha batido récords en La Paz, ha dotado de un nuevo atractivo a la ciudad andina de Oruro, inmersa hoy en su Carnaval declarado Patrimonio de la Humanidad.

Tras su puesta en marcha en 2014 entre La Paz y la ciudad vecina de El Alto, el teleférico impulsado por el Gobierno de Evo Morales entró en el libro de Récord Guinness del presente año como la red pública más extensa de este tipo de transporte en el mundo, con más de 100 millones de pasajeros transportados.



La ciudad de Oruro, situada a unos 3.700 metros en el altiplano y con cerca de 285.000 habitantes, estrenó el pasado miércoles su teleférico, con un primer tramo con fines turísticos pero con vocación de extenderse por la urbe como medio de transporte urbano.

"Ojalá lo hubiéramos tenido antes, hubiera sido mejor", aseguró a Efe Andrés Zeballos, un orureño que se refería así al retraso que sufrieron las obras hasta que el Estado boliviano aportó para relanzarlas la mitad de los cerca de 128 millones de dólares que costaron.

El resto corrió a cargo en un 30 % por la Gobernación regional de Oruro y el 20 % por la Alcaldía de la ciudad.

La pena, añadió el vecino, es que aún "es muy cortito", con 829 metros de longitud y 16 cabinas con capacidad para transportar mil pasajeros por hora en un trayecto de unos tres minutos.





Zeballos expresó el deseo de muchos oureños de que en un futuro llegue a otras partes de la ciudad, mientras por ahora "está bien por la fiesta" a la que está entregada Oruro por el Carnaval, el único de Bolivia declarado Patrimonio de la Humanidad.

El teleférico se ha convertido en uno de los atractivos de su Carnaval este año, con vecinos y visitantes, de distintas partes del mundo, haciendo cola para subir al cerro a 3.845 hasta al que llega.

La primera línea de Oruro une el santuario de la Virgen del Socavón, patrona del folclore boliviano, con el cerro de Santa Bárbara, presidido por una imponente imagen de 45 metros de alto y 1.500 toneladas de peso de la Virgen de la Candelaria con el Niño Jesús.



"Es bonito, está lindo", exclamó Lucía Canaire, una campesina que tras participar en un desfile carnavalesco subió con su hija hasta la enorme escultura.

Como muchos orureños, lamentó que el precio sea "un poquito elevado", pensado más para turistas que vecinos, pero con la esperanza de que pasado el Carnaval sea asequible como en La Paz.

"Muchos vienen del campo y quieren curiosear, porque no lo han conocido nunca", comentó a Efe, pero ella va con frecuencia a La Paz y ve con envidia el éxito que tiene allí este transporte de la empresa estatal Mi Teleférico.

La por ahora única estación en Oruro puede rebosar mañana, día grande del Carnaval en la ciudad, con la entrada folclórica en el santuario de miles de participantes en un desfile que espera más de 400.000 espectadores, según datos del Gobierno boliviano.



Síguenos en Facebook

Últimas noticias