Pekín - La segunda línea del oleoducto entre Rusia y China ha entrado en funcionamiento esta semana, doblando la capacidad anual de la instalación, se informó hoy.

La línea comenzó a bombear el pasado lunes, con una capacidad anual de 15 millones de toneladas, lo que lleva el total del oleoducto hasta las 30 millones de toneladas, señala el diario oficial China Daily.



Esta segunda línea, de 941,8 kilómetros de longitud, aumentará la seguridad energética de China en momentos en que la producción de crudo del noreste del gigante asiático está comenzando a declinar.

Rusia también es un suministrador clave de gas natural para China, dentro de la estrategia de Pekín de fomentar esta fuente de energía para recortar el consumo de carbón y reducir la fuerte contaminación que sufren amplias zonas del país.

En este sentido, el gasoducto que une a ambos países transportará 38.000 millones de metros cúbicos de gas anuales a partir de este año.

Síguenos en Facebook

Últimas noticias