Gobierno y autoridades de Andamarca trabajan para declarar patrimonio a dos iglesias coloniales

  • ABI -
Oruro, 20 jul (ABI).- El especialista de la Unidad de Monumentos, Sitios Históricos del Ministerio de Culturas, Carlos Rúa, informó el sábado que junto a autoridades originarias de los ayllus Parcomarca Copacabana y Santiago de Andamarca, de la provincia Sur Carangas del departamento de Oruro, trabajan en un proyecto de ley para declarar Patrimonio Cultural Nacional a dos iglesias coloniales por su valor histórico, artístico y cultural.

"A pedido de las autoridades originarias del municipio de Andamarca y el senador Efraín Chambi hemos realizado un trabajo coordinado y elaborar dos expedientes enmarcados a justificar y gestionar su declaratoria de Ley de Patrimonio Cultural Nacional de dos iglesias coloniales, que sin duda va a beneficiar a la comunidad por ser un potencial turístico comunitario por su valor histórico y cultural", explicó, citado en un boletín institucional.



Precisó que el trabajo de elaboración de los expedientes de las dos iglesias: Santiago de Andamarca y de Parcomarca Copacabana se desarrolló con el aporte y conocimiento de las autoridades originarias del lugar, que brindaron valiosa información y conocimiento de sus saberes, ritos y costumbres.

Rúa adelantó que se prepara el expediente para su posterior presentación con consentimiento y aprobación de las autoridades originarias, la Alcaldía y Gobernación del departamento de Oruro.

"De esta manera se procederá a la presentación del proyecto ante la Asamblea Legislativa Plurinacional para su aprobación nominando como Patrimonio Cultural Arquitectónico, Histórico y Artístico del Estado Plurinacional a esas dos iglesias", precisó.

La iglesia de Santiago de Andamarca se encuentra a 160 km. al sudoeste de la ciudad de Oruro, data de fines del Siglo XVI y fue construida a devoción del "Tata" del mismo nombre, uno de los santos más venerados en esta región de occidente.



Mientras la Iglesia del Ayllu de Parcomarca Copacabana pertenece al municipio de Santiago de Andamarca y su restauración estuvo a cargo del Ministerio de Culturas con financiamiento del Gobierno de la República Federal de Alemania.