Un encuentro en La Paz busca rescatar las técnicas ancestrales en cerámica

  • EFE -
Un encuentro en La Paz busca rescatar las técnicas ancestrales en cerámica
Imagen ilustrativa.
La Paz - Un Encuentro Internacional de Ceramistas en la ciudad boliviana de La Paz propone rescatar algunas técnicas ancestrales del cocido de barro e impulsar esa actividad como una herramienta para el desarrollo económico.

La inauguración del evento este viernes en el Museo Tambo Quirquincho, una casona colonial en el centro de La Paz, contó con rituales andinos de ofrecimiento a la Madre Tierra o Pachamama, al son de ritmos autóctonos del altiplano boliviano.



Un ceramista boliviano se robó la mirada de los asistentes, al demostrar su destreza con el barro elaborando para unos cuantos platos y vasijas de distintos tamaños gracias a un torno instalado en el centro del patio del museo.

Durante su discurso, el secretario de Culturas del municipio paceño, Andrés Zaratti, afirmó que la actividad, que durará todo mayo, es importante porque desde la cultura y la cerámica "se genera desarrollo de la sociedad", tanto humano como económico.

El encuentro comenzó con una exposición de 190 piezas realizadas por 75 artistas bolivianos, que muestran diferentes técnicas aplicadas al barro.

Cada obra se distingue por su textura y la profundidad del relieve, como también por el grado de acabado, que plasma la visión de cada autor sobre el mundo.



La figura de un pepino o bufón, típico del carnaval paceño, llama la atención en una de las salas por sus colores vivos y el relieve que obtiene de lo que parece un portarretrato de arcilla.

La representación de una anciana aimara resulta magnífica al mostrar cada uno de los detalles, como su mirada y las incontables arrugas que resaltan en su rostro.

Piezas que emulan técnicas ancestrales de elementos cotidianos como platos y vasijas con motivos tihuanacotas e incaicos son los que abundan en la exposición.

También está la imagen que reproduce el gran mascarón de la Casa de la Moneda de Potosí, una especie de deidad griega que está asociada con la bonanza de la plata en esa ciudad que fue una de las más ricas y pobladas del mundo en tiempos de la colonia.



En declaraciones a Efe, el ceramista peruano Julio Gutiérrez señaló que una de las técnicas milenarias que "se está rescatando" en la actualidad es el engobe, que consiste en pintar cada pieza con arcilla colorada gracias a pigmentos y óxidos.

También resaltó la importancia del juego para probar con el grosor del barro y el retorno a formas de cocinado ancestrales en horno de pampa, cuya llama es alimentada por aserrín o excremento de animales.

Algo que a su juicio es "como hacían los precolombinos" y que conecta al ceramista actual a los "orígenes" de esa actividad, que precede a la forja de los metales.

El inicio del segundo Encuentro Internacional de Ceramistas coincide con la festividad católica de la Cruz, que tiene su paralelo en el mundo andino con la Chacana o cruz andina y que se desarrollará durante todo el mes.



El municipio paceño ha anunciado la presencia de ceramistas de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, España, Estados Unidos, Paraguay, Perú y Uruguay, junto a la anfitriona Bolivia.

En las siguientes semanas se tiene previsto realizar diecinueve talleres que abordarán temáticas como el modelado, manejo y la producción de la cerámica con técnicas actuales y ancestrales, 28 demostraciones de alfarería, una veintena de ponencias sobre esta práctica y dos ferias en espacios abiertos.

El encuentro busca además hacer de la cerámica "una disciplina fundamental" en La Paz, debido a su vocación natural y la abundancia de arcilla en las zonas próximas de la ciudad, a lo que se suma la presencia de destacados artesanos locales.

En Bolivia algunas de las poblaciones que han desarrollado este arte son Jesús de Machaca, Ayata y Tihuanaco, cerca del lago Titicaca en La Paz, y Huayculli en Cochabamba. EFE

Síguenos en Facebook