Una muestra fotográfica en La Paz, busca homenajear y resaltar lo humano de los paceños

  • EFE -
Una muestra fotográfica en La Paz, busca homenajear y resaltar lo humano de los paceños
Obras exhibidas en la exposición "Recuerdos del Ayer y del Mañana" en el Museo de la Revolución Nacional en La Paz, Bolivia.
Una muestra fotográfica en La Paz busca homenajear a sus habitantes además de resaltar su lado humano, mediante un concepto en el que el montaje y los filtros están descartados y que enaltece lo real en las situaciones cotidianas.

"A lo que me voy es a encontrar la humanidad dentro del paceño", dijo en una entrevista con Efe Juan Manuel Montes, un fotógrafo que busca "aportar de forma genuina" con un concepto artístico alejado de las predominantes tendencias actuales sobre la imagen, como el uso de filtros.



"Quiero entrar en la cruzada de generar fotografías que, primero, tengan que ver exclusivamente con la realidad", aseguró.

Montes se ha concentrado en la fotografía de calle, aquella que "no tiene poses", al extremo de considerarse alguien que está a la caza de manifestaciones de orden en medio del caos que ofrece la realidad, algo que consideró es su permanente desafío.

Para esas capturas hizo hábito de un comportamiento que debe repetir cada semana, para salir al menos tres veces a la semana en busca de registrar algo diferente en su cámara.

Un ejemplo de ello es una fotografía que muestra a dos ancianos indígenas afanados y algo encorvados, ayudándose mutuamente en su intento de subir a un viejo microbús vacío y en cuyo vidrio delantero está un único letrero que dice "cementerio", como indicación de la ruta que sigue.



"Son situaciones peculiares de las personas en momentos muy concretos", afirmó el fotógrafo, de 29 años.

Montes resaltó que otro de los rasgos de su propuesta es entender la imagen "sin necesidad de poner textos ni títulos", en algo que podría describirse como una comunión de interpretaciones entre el autor y el observador.

En la exposición "Recuerdos del Ayer y del Mañana", que permanecerá hasta fin de año en el Museo de la Revolución Nacional en La Paz, también destaca aquella imagen de dos obreros sucios que quedaron agotados en el piso después de pulir un gran letrero de hierro del Banco Central de Bolivia.

O la de una mujer de la calle, de sonrisa amplia que está adornada únicamente por dos dientes, que en medio de las luces de la noche refleja la situación de personas que como ella deambulan por las calles y necesitan drogarse para contrarrestar el frío o el hambre.



"(Lo que) quiero hacer sentir con mis fotografías es hacer reír, hacer llorar, hacer dar asco, hacer sentir algo", manifestó el autor, que considera que las expresiones actuales están algo distantes de las ideas que él plantea.

Montes recalcó que una fotografía "tiene que explicarse por sí misma", de tal manera que quien la observa "sienta y luego entienda".

En su estilo se puede percibir cierta impronta del célebre escritor boliviano Jaime Saenz, que mediante la literatura fue capaz de retratar y perpetuar a los personajes paceños como el aparapita o cargador, característico en los mercados, o el velero que ofrecía cirios en los barrios antes del anochecer, entre otros.

Por ello, afirmó que la exposición "es un homenaje" a la humanidad de las personas que habitan La Paz y que pueden ser cholas, las típicas mujeres aimaras, indigentes o de clase alta, pero que son capaces de aportar en algo a la ciudad y que en la medida de la calidad de su obra, podrían quedar inmortalizadas.



Su propuesta de fotografía puede despertar certezas o quizás incógnitas, como la de aquel hombre de bigote sentado sobre una esfera encima de una columna y qué hacía ahí, "esa es la pregunta", sentenció el fotógrafo.

Tampoco está lejos el debate sobre temas de interés común, como la foto de la ventana de una aparente clínica en la que están coladas un par de figuras de billetes, cuando a inicios de este año en la ciudad se vivía una crisis entre el Gobierno y los médicos, a los que se acusó de buscar su propio interés económico en vez que el de sus pacientes por la salud.

La exposición de Montes se complementa con otra de fotos de la familia Gismondi, que en su mayoría destacan el estilo paisajístico y explotan la singularidad urbana de La Paz en la primera mitad del siglo pasado.EFE

Síguenos en Facebook