Otraf Bolivia registra más de 70 casos de violencia contra las mujeres trans

  • ABI -
Otraf Bolivia registra más de 70 casos de violencia contra las mujeres trans
Muestra fotográfica “No más transfobia”. Foto: Bolivia Tv.
Gabriela era una joven transexual, con sueños e ilusiones, pero cegaron su vida con 19 puñaladas y su crimen quedó en la impunidad. “Han pasado dos años, hasta el día de hoy no hay sentencia y las investigaciones no avanzan”, recuerda Luna Humérez, presidenta de la Organización de Travestis, Transexuales y Transgénero Femeninas de Bolivia (Otraf), que tiene registrados más de 70 casos de violencia contra las mujeres trans en los últimos 10 años.

En el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia los activistas pidieron un alto a la violencia y a los crímenes de odio hacia esta población. Las trans son personas que adquieren las características físicas de las personas del sexo contrario mediante tratamiento hormonal o quirúrgico.



Gabriela de 19 años fue asesinada en un alojamiento de Villa Adela en la ciudad de El Alto, era amigable y compañera de la lucha por los derechos trans. Tenía familia, pero la rechazaba.

“Esto es lo más difícil para ellas y se refugian en amigas y amigos, al salir de su casa a veces les pasa esto, les quitan la vida y los agresores lo hacen porque las ven solas, piensan que nadie va a reclamar y es así “, dijo Humérez, tras sostener que, en el caso del asesinato de Gabriela, su familia no reclamó ni exigió justicia, solo las activistas denunciaron el caso.

Humérez recuerda con tristeza también a Alexandra de 20 años, que fue asfixiada con el cable de una plancha de peinar en Cochabamba, entre otros asesinatos crueles que no llegan a conmover del todo a la sociedad.

La Defensoría del Pueblo por su parte, registró entre 2021 y 2022 (hasta abril), 68 denuncias por vulneraciones de derechos de la población Transgénero, Transexual, Lésbico, Gay y Bisexual de Bolivia.

Publicita en Páginas Amarillas


Los casos están relacionados con el acceso a la justicia, los derechos laborales, discriminación, derecho a la identidad, derechos laborales, salud, seguridad, integridad (tortura, tratos o penas crueles), entre otros.

En Bolivia no existe información oficial de los casos de violencia o de los crímenes de odio contra las mujeres trans por la falta de interés de la población y autoridades, sostiene la presidenta de Otraf.

Existen muchos casos de violencia en contra de esta población -dice Humérez-, pero no se denuncian porque las víctimas tienen miedo a su agresor, solo se denuncia cuando la persona muere.

Según la información de Otraf, las mujeres asesinadas son jóvenes en su mayoría, que solo querían trabajar para cubrir sus necesidades básicas o ahorrar para tener un negocio y dejar el trabajo sexual, al que muchas se dedican por la falta de oportunidades de empleo.

Los Parrales


Humérez considera que la sociedad boliviana tiene cimientos machistas muy fuertes tanto en hombres y mujeres, y aunque hay avances importantes, aún hay que trabajar para un cambio más profundo.

“Hace 10 años, era más difícil, ahora hablamos en los medios de comunicación, en la calle y hay una apertura desde la población en general. No como quisiéramos porque cuando dos hombres caminan de la mano y se besan la gente se escandaliza, por eso tenemos que seguir trabajando con la sociedad”.

Humérez apunta a que en las campañas de lucha contra la violencia hacia la mujer se incluya a las trans. “Se debe incluir en esta lucha porque hay mujeres negras, trans, transgénero, indígena, de la ciudad, de todo tipo, pero las organizaciones que hacen campañas no nos ven como mujeres, nos ven con ojo machista de que éramos o somos hombres”, sostuvo.

A pesar de las leyes vigentes y la apertura de la sociedad hacia las mujeres trans aún hay muchos grupos conservadores, incluso organizaciones feministas Terf (Trans Excluyent Radical Feminist o feminista radical trans excluyente) que no aceptan a las trans dentro el feminismo, cuestionó.

Hotel Presidente


“No más transfobia”

Una muestra fotográfica “No más transfobia”, presentada por Otraf Bolivia los pasados días, refleja la violencia física que sufren las trans y plantea reflexionar sobre la insensibilidad de la sociedad ante los casos de violencia contra esta población.

Las fotografías de Noemí Gonzales y Juan Carlos Usnayo denuncian con arte los casos de violencia contra la mujer trans.

La muestra, que se exhibió el martes pasado en el hotel Stannum y del miércoles al viernes en la Casa Trans, fue propuesta de Otraf Bolivia y recibió el apoyo del jefe de la misión técnica de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Antonio Menéndez.



Nj/