Bioparque Municipal Vesty Pakos podría ser sancionado con el cierre definitivo

  • ABI -
Bioparque Municipal Vesty Pakos podría ser sancionado con el cierre definitivo
Foto: Colegio de Biólogos
El Bioparque Municipal Vesty Pakos, ubicado en la zona sur de la ciudad de La Paz, necesita un hábitat idóneo para brindar a la vida silvestre una vida digna, aseguraron defensores de los derechos de los animales.

Además, dijeron, de comprobarse que la mortandad de animales se generó por descuido, las sanciones que se pueden aplicar van desde una multa hasta el cierre del centro.



El Bioparque fue construido en la residencial zona de Mallasa, a finales de los años noventa, sobre un antiguo botadero municipal.

“Se necesita refacciones en la infraestructura e incluso dar un hábitat en el que los animales se desarrollan normalmente y deben mejorar sus ambientes para que las especies se sientan en su medio y no sufran de estrés”, dijo Oscar Rojas, profesional en Gestión de Biodiversidad, del Viceministerio de Medio Ambiente quien realizó una inspección al Bioparque, en entrevista con Bolivia TV.

Rojas destacó que de acuerdo a las normas vigentes se pueden aplicar sanciones si se verifica un descuido en el trato a los animales.

“De comprobar algún mal manejo, que la mortandad sea por causas por descuido tenemos las sanciones van de una multa del 100 por ciento del valor de la especie, la sanción de eliminar la licencia de funcionamiento y por último no se habilita más y se cierra definitivamente”, sostuvo.

Publicita en Páginas Amarillas


El profesional explicó que, de momento, se solicitaron informes de las necropsias para saber la causa de los fallecimientos, preparación de alimentos de los animales, presupuesto, entre otros aspectos.

“Veremos si están la capacidad de sostener la cantidad de animales y las fichas de derivación, cuando ingresaron, el inventario de la relación etaria y cuantos animales liberaron desde la gestión pasada para llegar a conclusión final”, sostuvo.

“Que no exista más bajas, que sea un reto para ellos el poder brindarles una vida digna a todos los animales”, sostuvo por su parte Ana Serrano de la organización Amor por los animales Bolivia (APLAB), tras lamentar la muerte de 50 animales de la fauna silvestre entre mamíferos, aves y reptiles, en cinco meses de esta gestión.

“Sea una lagartija, un loro, un mono, un jaguar tiene un mismo valor de vida, 50 animales fallecidos en menos de un año, en cinco meses es preocupante”, agregó.

Los Parrales


Demandó también que se acelere la liberación de animales a su hábitat, toda vez que no se gestionan con prontitud.

“Anteayer se liberaron uno o dos por la presión social y para quedar bien, pero hay otros animales que deben ser derivados a otros centros de custodia como un mono nocturno que es importante que salga del Bioparque”.

Agregó que su organización junto a otros activistas que se van sumando, solicitará a las autoridades nacionales, departamentales y municipales para que se pueda fiscalizar el Bioparque.

“Pedimos una auditoria y lograr cambios desde el personal que no son idóneos al parecer, porque para manejar el Bioparque deben ser profesionales con experiencia en vida silvestre no puede ser un (personal) que trabajó en un matadero o trabajó con perros y gatos”, dijo.

Hotel Presidente


NJ/Mac