Murillo renuncia a audiencia preliminar y se espera nueva cita judicial para el 8 de noviembre

  • ERBOL -
Murillo renuncia a audiencia preliminar y se espera nueva cita judicial para el 8 de noviembre
Murillo en la audiencia de este viernes. Foto: BTV
El exministro Arturo Murillo, acusado de lavado de dinero en Estados Unidos, renunció a su derecho a tener una audiencia preliminar y ahora espera una nueva audiencia para el 8 de noviembre en que se conocerán los cargos de acusación.

“Murillo renunció a su derecho a una audiencia preliminar. Su acusación está programada para el 8 de noviembre”, publicó el abogado Thomas Becker en Twitter.



“Hemos entendido y hemos escuchado que Murillo habría renunciado a la audiencia preliminar que es un derecho que le correspondía, y directamente vamos a ir a la audiencia en que se lean los cargos contra esta persona”, corroboró el procurador Wilfredo Chávez.

En la audiencia preliminar se debía establecer si existían suficientes indicios para llevar a Murillo a juicio.

Según indicó Chávez, en la audiencia de este viernes Murillo había solicitado una otras postergación de 30 días para que su nueva abogada tenga la opción de revisar los documentos del proceso junto a su cliente.

El Procurador ratificó que los cargos contra Murillo se conocerán en la audiencia del 8 de noviembre y que ya no habría más postergaciones.

Publicita en Páginas Amarillas


Murillo está detenido en Estados Unidos desde mayo de este año acusado de recibir soborno y cometer lavado de dinero proveniente de la corrupción en la compra de gases lacrimógenos. En el caso también están implicados su exjefe de gabinete Sergio Rodrigo Mendez Mendizabal, y los empresarios Luis Berkman, Bryan Berkman y Philip Lichtenfeld.

Los otros cuatro implicados ya se declararon culpables en el caso y sus respectivas lecturas de sentencia se realizarán el 13 de diciembre de este año, donde se exponen a penas de hasta 10 años de prisión, informó Chávez.

El Procurador señaló que Murillo tiene pocas posibilidades de defensa, tomando en cuenta la contundencia de las pruebas en su contra y que sus cómplices se declararon culpables.