Iglesia pide a médicos y gobierno diálogo abierto y sincero; “no es momento de la confrontación”

  • ERBOL -
Iglesia pide a médicos y gobierno diálogo abierto y sincero; “no es momento de la confrontación”
Monseñor Sergio Gualberti, arzobispo de Santa Cruz. Foto/ASC
La Iglesia Católica pidió este domingo a las autoridades de gobierno y la dirigencia médica, instalar un diálogo abierto para encontrar un acuerdo que garantice la atención de los servicios de salud en los hospitales públicos, donde los médicos cumplen un paro de actividades hasta el próximo 28 de febrero.

La medida de presión se instaló desde el pasado viernes, luego que el presidente Luis Arce promulgara la Ley de Emergencia Sanitaria destinada a regular el precio de los medicamentos en farmacias, costo de atención a enfermos de coronavirus en clínicas particulares y prohibir la paralización de los servicios públicos en tiempos de pandemia.

Publicita en Páginas Amarillas


Durante la homilía dominical, el arzobispo de Santa Cruz monseñor Sergio Gualberti se refirió al conflicto particular entre ambos sectores, que coincide con el inicio de la cuaresma que – según dijo – es un tiempo de sacrificios y renuncias para recuperar la esperanza por mejores días de vida para la humanidad.

“No es el momento de la confrontación ni de las medidas de presión, sino de diálogo abierto y sincero, a fin de alcanzar un acuerdo que garantice la atención a la salud y a la vida, y la promoción del bien común de todos los ciudadanos”, dijo en su mensaje.

Igualmente exhortó a los católicos a cumplir las prácticas cuaresmales: el ayuno, la oración y la limosna, que son las condiciones y expresión de nuestra conversión que significa volver de todo corazón al camino de Dios, creer en el evangelio y renovar la fe en Cristo.

Dijo que la práctica de la pobreza y la privación es el ayuno; la mirada y los gastos de amor hacia el hombre herido es la limosna; y el diálogo filial con el padre es la oración. Las tres condiciones permiten encarnar una fe sincera, una esperanza viva y una caridad operante, manifestó.

Abre tu tienda online


Gualberti pidió reflexionar sobre la crisis general por la pandemia y preguntarse, cuántos hombres heridos habrá en nuestro alrededor, cuántos lutos, cuántos enfermos postrados en un lecho de dolor y cuántos empobrecidos por la crisis económica y la falta de trabajo.

Afirnó que la cuaresma es la oportunidad para que estos hermanos, a través de los gestos y la ayuda solidaria y fraterna, y del compartir los frutos de nuestras privaciones, experimenten la cercanía del Señor que sana las heridas y hace renacer la esperanza de un nuevo porvenir.

Invitó a vivir la experiencia de Jesús en el desierto, intensificando la oración, la meditación de la palabra de Dios y la vivencia de los sacramentos de la penitencia y eucaristía, para caminar por los senderos de la fidelidad que lleva a la dicha de la pascua.