Copa: “El paso que di con mi candidatura es para que surjan nuevos líderes que a gritos piden una oportunidad”

  • ABI -
Copa: “El paso que di con mi candidatura es para que surjan nuevos líderes que a gritos piden una oportunidad”
El último año, Eva Copa, de 33 años, asumió un importante protagonismo político con su rol como presidenta de la Cámara de Senadores, tras el golpe de Estado registrado en noviembre de 2019, y su actual candidatura a la Alcaldía de El Alto por la agrupación Jallalla, que -en su juicio- tiene el objetivo de abrir el camino para que surjan nuevos líderes que a gritos piden una oportunidad, aunque eso le haya costado su expulsión del Movimiento Al Socialismo (MAS).

A pesar de ya no ejercer el tercer cargo más importante en la jerarquía constitucional boliviana, Copa aún cumple una intensa agenda, atendiendo a organizaciones sociales y a medios de comunicación ya sea en su casa ubicada en la zona Mercedario de El Alto o por teléfono, como en el caso de la entrevista que sostuvo con la ABI.

Publicita en Páginas Amarillas


Días después de que formalizó su candidatura con el partido de Felipe Quispe, el Mallku, a la exparlamentaria aún se le quiebra la voz al recordar lo que ella llama la “traición” de algunos miembros del MAS que no apoyaron su postulación por el instrumento político y que decidieron elegir a Zacarías Maquera como candidato a la Alcaldía de El Alto.

“Yo me siento un decepcionada y traicionada porque me han alejado de una manera que no lo acepto hasta ahora”, dijo al referirse a su expulsión del instrumento político que la acogió desde 2015 cuando era secretaria ejecutiva de la carrera de Trabajo Social de la Universidad Pública de El Alto.

Bajo la sigla del MAS, Copa llegó a la Asamblea Legislativa Plurinacional, donde fue parte de la Comisión de Fuerzas Armadas del Senado por dos años, y posteriormente ejerció como primera secretaria de la Comisión de Relaciones Internacionales, para luego asumir la presidencia de la Cámara Alta en medio de la crisis política y social que derivó en la salida del expresidente Evo Morales y la toma del poder del gobierno de facto de Jeanine Áñez, periodo en el que se registraron las masacres de Senkata y Sacaba.

“Yo he tenido que poner un freno al atropello del Gobierno de Áñez y a tanta humillación que hubo. He puesto en riesgo a mi familia, he dado todo por el todo y la verdad yo no esperaba esto (la expulsión del MAS), pero bueno estos golpes te ayudan a reflexionar y tomar decisiones”, manifestó a tiempo de recordar su participación en las mesas de pacificación del país.

Abre tu tienda online


Copa, de origen aymara, aseveró que su decisión de postular al municipio alteño con el partido del Mallku, candidato a la Gobernación de La Paz, tiene el objetivo de “dar oportunidad a la renovación”.

“Se debe dar una oportunidad a esos jóvenes que a gritos están pidiendo una oportunidad para poder demostrar de qué están hechos. Ellos tienen el compromiso de lealtad con el pueblo boliviano”, afirmó.

Con voz firme y convencida de que su candidatura “abre el camino para que los jóvenes y las mujeres se empoderen”, Copa sostuvo que junto al resto de los candidatos “está entrando a una competencia” en la que la población tiene que elegir quién es el mejor para ocupar la silla edil de El Alto, la segunda ciudad más poblada de Bolivia.