Tras fuegos en Otuquis, Conade urge a anular normas incendiarias: “no quemen la casa de los bolivianos”

  • ERBOL -
Tras fuegos en Otuquis, Conade urge a anular normas incendiarias: “no quemen la casa de los bolivianos”
Foto: Ministerio Medio Ambiente.
A un año del comienzo de los incendios que devastaron gran parte de la Chiquitanía, además del Pantanal boliviano, la Amazonia y bosques del Chaco, nuevamente el fuego daña y amenaza áreas protegidas que empezaban a recuperarse de los daños: es el caso del Parque Nacional Otuquis que registró varios focos de incendios en la última semana.

Por ello, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) exigió el viernes que el gobierno central de transición derogue llas normas que instigan a grandes quemas en estas zonas y que fueron emitidos cuando aun Evo Morales era presidente tras lanzar una campaña para elaborar biocombustible en alianza con sectores de la agroindustria.



“El Conade ha presentado una nota exigiendo que la presidenta Jeanine Añez abrogue el paquete de leyes incendiarias que el año pasado ha habilitado la quema de la Chiquitanía y la Amazonía”, demandó el vocero del Conade, Manuel Morales.

El representante del ente interinstitucional expresó que “a la presidenta Añez y a sus ministros no le gustaría que le quemen en su casa y específicamente hoy día se está empezando a quemar nuestra casa que son los bosques, por lo tanto, lo que le pedimos al gobierno es que abrogue las normas incendiarias y evite que se queme la casa de los bolivianos”.

“Si no toma el gobierno medidas va a ser responsable de la quema de nuestra casa”, advirtió Morales.

En ese sentido urgió al Gobierno a abrogar las leyes "ecocidas" y a partir de ahí tomar el control: prohibir la quema en las áreas protegidas, en los territorios indígenas, en los parques nacionales, perseguir y encarcelar a los que cometen delitos ambientales.



Recalcó que no existe ninguna medida que vaya a tomar el gobierno que evite que este año nuevamente se queme la Amazonía y la Chiquitanía; en razón de ello reiteró: “por lo tanto exigimos al gobierno que abrogue las normas incendiarias”.

El dirigente le recordó a la presidenta Añez que en una reunión que tuvo con el Conade antes de navidad de 2019, “se comprometió a abrogar las leyes incendiarias y hasta el día de hoy no lo ha hecho”.

En las últimas horas también sectores de la sociedad civil, activistas, ambientalistas y organizaciones de defensa de la ecología y los recursos naturales expresaron sus molestias sobre todo desde Santa Cruz debido a que el Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Pantanal de Otuquis sufre incendios nuevamente tras haber sido afectado en 2019.

En respuesta, el gobernador de Santa Cruz Rubén Costas salió a explicar el viernes que el incendio estaba siendo controlado en al menos 85% de su superficie y agregó que su correligionaria, la presidenta Jeanine Añez, lanzaría desde el lunes un plan de remediación al que denominaron como de “reconstrucción”.



Tras conocer esos anuncios, el Conade a través de su vocero Morales alertó que ese plan incluye colocar plantines “transgénicos de eucaliptos” que es una especie ajena al lugar, no para regenerar el bosque sino para iniciar el negocio de madera en los lugares devastados por el fuego.

Un reporte de la Fundacion Solón lamentó que durante julio del 2020 los focos de calor se incrementaron en un 16.2% en relación al 2019 y que en los picos más altos, se llegó a registrar hasta 1.605 focos de calor en un solo día.

La entidad hizo notar el viernes que desde hace una semana el Parque Nacional y Área de Manejo Integral Otuquis, en el municipio de Puerto Suarez en Santa Cruz, se encuentra en llamas. En solo los primeros cuatro días de incendio se registraron 685 focos de calor.

En el ese sentido el reporte refiere que según declaraciones de la Ministra de Medio Ambiente y Agua, María Eva Pickert, se estima que 25.000 hectáreas están siendo afectadas por los fuegos; en tanto la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierras (ABT) informó que ya se quemaron 60 mil hectáreas de pasturas naturales.