Ante avance del coronavirus, indígenas del norte paceño piden no abandonarlos y darles atención sanitaria

  • ERBOL -
Ante avance del coronavirus, indígenas del norte paceño piden no abandonarlos y darles atención sanitaria
Foto ilustrativa / laregion.bo
Ante la amenaza de la COVID en sus territorios, los pueblos indígenas amazónicos del norte del departamento de La Paz exigen atención sanitaria humanitaria de manera urgente a las autoridades gubernamentales y piden a la sociedad civil como a las poblaciones intermedias no abandonarles ante el flagelo de la pandemia, reportó la periodista Ana María Oblitas para la red ERBOL.

Según el informe, en un sector cercano, en el municipio de San Buenaventura, al menos trece personas, entre ellas el Alcalde, fueron confirmadas con coronavirus. Se trata de una vulnerable por sus condiciones sanitarias y su lejanía de los grandes centros urbanos.



Es así que las comunidades indígenas y guardaparques están reforzando el control y vigilancia en el estrecho de El Suse (o Susi), en el río Beni a fin de contener el avance de la COVID-19, al mismo tiempo que frenar la caza y pesca ilegal en sus territorios ancestrales y las áreas protegidas Madidi y Pilón Lajas.

La dirigente Miriam Pariamo, representante de las mujeres indígenas del norte amazónico, denunció que hasta la fecha no recibieron ninguna clase de beneficios como los bonos solidarios y tampoco les llegó ayuda a los pueblos indígenas que se encuentran lejos de las sedes de sus municipios.

Uno de esos territorios donde no llegaron los bonos del Estado es la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) de San José de Uchupiamonas, según el reporte. Los habitantes de dicha TCO además deben salir y exponerse en los centros urbanos donde acuden con la esperanza de poder recibir algo de ayuda de las autoridades.

El informe refiere que hasta el momento las autoridades no han prestado atención a las súplicas de ayuda.



Por ello los indígenas piden a las poblaciones hermanas que se solidaricen con ellos ya que han terminado con el autoconsumo de sus propios productos agrícolas y hasta la fecha “no tienen ni un kilo de arroz” para poder satisfacer las necesidades alimentarias de sus familias.