Campamento "Tata Santiago" cuenta con un laboratorio para el diagnóstico de COVID-19 y un área de aislamiento

  • ABI -
Campamento "Tata Santiago" cuenta con un laboratorio para el diagnóstico de COVID-19 y un área de aislamiento
Foto ilustrativa
La Dirección General de Migración informó el lunes que en el campamento Tata Santiago, en la zona fronteriza de Pisiga, donde los compatriotas bolivianos que retornaron de Chile cumplen su tercer día de cuarentena, se instaló un laboratorio especializado para realizar el diagnóstico de casos de coronavirus, además de un área de aislamiento para los pacientes y/o sospechosos.

"Hay un centro médico interno en el campamento, también hay un laboratorio donde se sacarán las muestras (para verificar si los ciudadanos tienen la enfermedad). Además, hay un lugar especial para el confinamiento, en caso de que se presente algún caso confirmado de coronavirus", afirmó el director de Migración, Marcel Rivas, durante una entrevista con la red Uno.



La autoridad afirmó que hasta ahora no se ha detectado ningún caso COVID-19 y que solo se registraron dos ciudadanos que estaban resfriados, pero fueron aislados.

"El objetivo es que los connacionales pasen los restantes 12 días de cuarentena para que puedan ingresar a sus regiones, sin ningún riesgo", aseguró la autoridad.

El sábado, los 472 ciudadanos bolivianos, que estaban parados durante más de una semana en el municipio chileno de Huara, ingresaron a Pisiga para instalarse en un campamento, debido a que no pudieron entrar al país por la declaratoria de emergencia sanitaria establecida por el Gobierno, que determinó el cierre de fronteras hasta el 15 de abril, salvo por razones de seguridad y salud.

Tras su arribo, los connacionales pasaron por controles sanitarios y luego iniciaron el respectivo periodo de cuarentena, para evitar la propagación del coronavirus.



Rivas explicó que en el campamento está bajo el control de los miembros de las Fuerzas Armadas (FFAA) y ninguno de los compatriotas puede salir.

"Este es un centro de cuarentena militarizado. Se está hablando de la seguridad no solo de los 472 ciudadanos que están en el campamento, sino, de los más de los 11 millones de bolivianos en el país", expresó.

En tanto, el Director de Migración afirmó que existe otro grupo de compatriotas bolivianos que pretenden, desde Chile, trasladarse hasta la comuna chilena de Huara y regresar a territorio nacional.

Ante esto, Rivas advirtió de que el campamento está copado y no se pueden recibir a más ciudadanos. No obstante, dijo que los connacionales que quieren regresar deben aguardar que el primer grupo de personas, que está en Pisiga, termine la cuarentena.