Parálisis de la planta y exportación de urea motivan investigación legislativa
Asambleístas del oficialismo y la oposición anunciaron este jueves por separado actos de investigación y fiscalización al funcionamiento de la Planta de Urea y Amoniaco de Bulo Bulo, y a la exportación de urea al Brasil, a partir de reportes extraoficiales que ponen en duda la información gubernamental sobre la venta de ese producto a mercados brasileños.

El diputado del MAS Edgar Montaño anunció que enviará una petición de informe escrito al presidente de la estatal YPFB, porque “no es normal que una planta pare dos veces por un tema de mantenimiento. Eso no es real, no es verdad y él no tendrá que explicar estos temas”, añadió.



Dijo que además que YPFB firmó un contrato con Brasil para exportar la urea y en ese sentido como diputado nacional, quiere conocer que si la planta podrá funcionar.

Montaño dio por descartado un daño económico porque no hay compromisos incumplidos hacia el Brasil. Espera que el presidente de YPFB Oscar Barriga envíe las explicaciones correspondiente.

Durante una conferencia de prensa, el senador opositor Oscar Ortiz presentó los datos estadísticos de Brasil, donde el Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios del Brasil no registra importaciones de urea desde Bolivia en los últimos meses, por lo que “todos los anuncios por parte del de gobierno de exportación de urea son falsos”.

Ortiz señaló que también recibió una información donde señala que un cupo de exportación de urea llegó hasta la frontera que no fue entregada, porque no cumplía con las condiciones de especificaciones técnicas y de calidad, por lo cual los compradores no la quisieron recibir.



Añadió que los depósitos en frontera se encuentran llenos del producto que se ha estropeado por la humedad.

Explicó que por ese motivo, presentó un petición de informe oral para que el ministro de Hidrocarburos explique ante el Senado cuál es la realidad de la planta.

La oposición quiere saber cuánto ha producido y en qué fechas paralizó operativos y cuáles fueron los motivos. Expresó su molestia porque en menos de seis meses, paralizó operaciones en dos oportunidades a título de mantenimiento, sin considerar el costo que significa reactivarla.

“Creo que se les está mintiendo al pueblo boliviano, no dicen la verdad en una inversión donde el Estado gastó en la construcción, vagones y ferrocarriles que junto llega a 1300 millones de dólares, el proyecto más caro de la historia y no aún no funciona y no se le dice la verdad al pueblo”, declaró.


Síguenos en Facebook

Últimas noticias