Borussia Dortmund vs Bayer Leverkusen: el clásico 3.0 de la Bundesliga

  • DEUTSCHE WELLE -
Borussia Dortmund vs Bayer Leverkusen: el clásico 3.0 de la Bundesliga
Los partidos entre Borussia Dortmund y Bayer Leverkusen suelen ser de muchos goles Martin Meissner/AP Photo/picture alliance
Nueva temporada. Vidas nuevas. Pero el Bayer Leverkusen solo tiene dos vidas más por salvaguardar esta temporada.

Comenzar una nueva temporada es como darle la bienvenida al nuevo año. No todas las culturas lo celebran de forma convencional el 31 de diciembre. Otras culturas, como por ejemplo la China, recibe el año nuevo el 23 de enero. Y la cultura futbolera europea se prepara para renovar los rituales dominicales o de fin de semana de la temporada 22-23 en medio del cálido verano.



Los equipos tienen dos oportunidades para corresponderle a sus fanáticos. ¡Nueva temporada, nueva vida! En definitiva, para unos, solo tres vidas y para otros, dos. El Bayer Leverkusen tiró por la borda una vida preciada, al mejor estilo de chicos novatos jugando al mundialito en la play station.

El Elvesberg, recién ascendido a la tercera división, le pintó la cara a "los aspirinos”, sacándolos de la competición más antigua del fútbol alemán, la DFB Pokal. ¡Y de qué manera!

El primer llamado de atención llegó unos segundos después de haber empezado el encuentro. Aún no había terminado de sonar el despertador y ya los dirigidos por Horst Steffen habían desayunado y alistado la lonchera para la aventura que se les venía. El resto, fue una hazaña para la tropa del Sarre.

Clasico 3.0



No es un clásico pero se ha convertido en uno de los encuentros más entretenidos y con más goles. Además de que se mantienen pisándose los talones en la tabla, y por ende, se convierten en rivales directos en casi toda la temporada. Sin mencionar que también son relativamente vecinos: los separan 84 kilómetros.

Dortmund y Leverkusen, muy lejos de lo que son las grandes ciudades (580.000 personas y 163.000 respectivamente), son dos equipos con mucha ambición, que apuntan a destacarse en la palestra internacional, es decir, brillar en la Champions League. También quieren jugar bien al fútbol y ofrecer un espectáculo futbolero. Aunque la deuda aún está pendiente para ambas escuadras.

El Dortmund se ha levantado con el pie derecho en las últimas siete temporadas de la Bundesliga. Curiosamente, Leverkusen fue el verdugo del último tropezón del Dortmund en un arranque de temporada (2014-2015). El comienzo de ese partido también fue traumático para los aurinegros. Le marcaron a los nueve segundos, hasta ahora uno de los goles más rápidos en la historia de la Bundesliga. Un año después, Kevin Volland superó el récord.

Un trío ofensivo bajo la manga



El Bayer Leverkusen no tiene nada que envidiarle al Dortmund. Patrick Schick fue el delantero más efectivo detrás del mejor delantero del mundo, Lewandowski. En la sombra del polaco, Schick marcó 24 goles en la temporada pasada, y ya en la reciente debacle del equipo en Copa Alemana, se mostró bastante incisivo y colándose en el centro del área para impactar con sus tiros.

El director técnico Edin Terzic no lo pasa por alto: "Tienen mucha velocidad en la ofensiva, tanto en los extremos como en los laterales. Son muy fuertes en el contraataque y rematan. Lo vivimos en la vuelta de la temporada pasada. También tienen muy buenos patrones cuando construyen el juego y lo hacen organizándose en un 4-2-4. Con Andrich, tienen un jugador muy agresivo en sus filas, son peligrosos desde la distancia. También han marcado goles a distancia y saben transformar las jugadas a balón parado”, afirmaba el entrenador en la rueda de prensa previa al partido.

A pesar del traspié, Terzic no se confía y por eso ya tiene un matchplan para contrarrestar las buenas intenciones del Leverkusen. El equipo de Seoane tuvo en la temporada pasada el mejor rendimiento en los últimos nueve años (64 pts.). Sin la oportunidad de competir por la Pokal, el Bayer Leverkusen está obligado a dar el golpe en la Bundesliga y la Champions League.

Julieth González-Therán



DEUTSCHE WELLE