Bo Svensson: un entrenador en la tradición de Klopp y Tuchel

  • DEUTSCHE WELLE -
Bo Svensson: un entrenador en la tradición de Klopp y Tuchel
Bo Svensson, entrenador del Mainz Ulrich Hufnagel/picture alliance
El Mainz es un club que aplica ojo clínico a la hora de contratar a sus entrenadores. El actual, el danés Bo Svensson, tiene todo para seguir los pasos de sus antecesores, Jürgen Klopp y Thomas Tuchel.

En la Bundesliga hay clubes que experimentan con gran cantidad de técnicos, hasta que encuentran al adecuado para sus proyectos. El Hertha Berlín, por ejemplo, ha cambiado siete veces de entrenador desde 2019. Tras casi tres años de estabilidad con el neerlandés Jos Luhukay, han pasado por el club Pal Dardai, Ante Covic, Jürgen Klinsmann, Alexander Nouri, Pal Dardai (de nuevo), Tayfun Korkut, y el actual, Felix Magath.



Por si fuera poco, el equipo capitalino cambiará de nuevo de entrenador al final del torneo pues se ha decidido que, ya sea que Hertha descienda o permanezca en primera división, Magath no continuará.

Un club con ojo afinado

El Mainz no es de esos equipos. Desde 2001, es decir, prácticamente en lo que va del siglo, el equipo ha tenido "solo” diez técnicos. Pero, sobre todo, el Mainz comenzó entonces una fase de notable estabilidad en el banquillo.

El primer eslabón de esa cadena se llamó Jürgen Klopp. El entrenador que hoy tiene al Liverpool en la final de la Champions League tomó las riendas del Mainz aún en segunda división, en la segunda parte del torneo 2000/2001. En su tercer torneo logró el ascenso a primera división, y solo se separó del club cuando este descendió de nuevo en la temporada 2006/2007, sin que hubiera gran mejora en la siguiente.



Tras su paso por el Mainz, Klopp se fue al Borussia Dortmund, al que hizo campeón de la Bundesliga y además logró captar la atención internacional con la llegada a la "final alemana” de la Champions.

El danés Jörn Andersen fue quien consiguió el regreso del Mainz al máximo circuito, pero luego de poco más de un año fue sucedido por otro técnico que dejaría huella: Thomas Tuchel. Este dirigió al club a lo largo de cuatro años y 10 meses, lapso notable como el de Klopp. Y aunque no logró títulos, su desempeño fue suficiente para seguir pasos similares a los de Klopp en el Borussia Dortmund y en la Premier League, luego de pasar por el Paris St. Germain.

El suizo Martin Schmidt también logró marcar una etapa en el Mainz. Dirigió al equipo de febrero de 2015 a mayo de 2017, y si bien ese lapso no parece extraordinariamente largo, a él se le debe sumar la gestión de director deportivo del club, cargo que ostenta desde diciembre de 2020 (luego de gestiones no muy afortunadas en el Wolfsurgo y el Augsburgo).

Llega Svensson, regresa la estabilidad



Tras una gestión gris de Sandro Schwarz, que se alargó casi tanto como la de Schmidt, vino una etapa de aparente inestabilidad con Achim Beierlorzer, Jan-Moritz Lichte y Jan Siewert. Con ellos, el club flotó en el sitio 12 de la clasificación.

Pero entonces, el Mainz volvió a aplicar su ojo clínico y contrató de nuevo a un técnico como Klopp y Tuchel: el danés Bo Svensson. En la segunda mitad del torneo anterior, Svensson no consiguió elevar más al equipo, pero también evitó que se hundiera. Actualmente lo tiene en el sitio 9 de la tabla, en plena curva ascendente.

En la segunda ronda del torneo actual, incluso dio sendos "campanazos” al ganarle a dos de los mejor ubicados en la tabla general: el decacampeón Bayern Múnich y el Bayer Leverkusen, a cada uno de los cuales le metió tres goles.

La pasión de Klopp, la efectividad de Tuchel



Y es que, en efecto, uno de los logros más importantes de Svensson ha sido armar una ofensiva que combina la veteranía y letalidad del austríaco Karim Onisiwo con el ímpetu y la juventud de Jonathan Burkardt, una de las grandes promesas del fútbol alemán. Burkardt, a sus 21 años, es el máximo goleador del equipo, con 11 anotaciones en 32 partidos.

La cuota goleadora general del club no impresiona a primera vista: 46 goles. Sin embargo, se compensa con un cordón defensivo que, sin grandes estrellas, es el tercero mejor de la Bundesliga. El logro táctico es de Svensson, apóstol de un sistema 3-4-1-2 con énfasis en la estabilidad en la zaga.

Así, Bo Svensson ha llevado de nuevo al Mainz la energía y el conocimiento técnico que marcaron los inicios de sus antecesores Klopp y Tuchel. Y no por último, la fuerza actual del Mainz recae en la identificación del técnico con su club: antes de dirigir al equipo grande, Svensson fue jugador del Mainz, y luego, técnico de las juveniles. En otras palabras, lleva los colores rojo y blanco en el alma.

(ers)



Enrique López Magallón

DEUTSCHE WELLE