Marcel Sabitzer: más que un fichaje, un golpe de autoridad para el Bayern Múnich

  • DEUTSCHE WELLE -
Marcel Sabitzer: más que un fichaje, un golpe de autoridad para el Bayern Múnich
motivio/ZB/picture alliance
La plantila del Bayern Múnich luce poblada en la media cancha y, sin embargo, el club contrató a Marcel Sabitzer para abultar aun más la competencia en esa zona. En el trasfondo podría haber factores extradeportivos.

"El Bayern Múnich jamás ha realizado un fichaje con la intención de debilitar a uno de sus competidores”, dijo hace apenas un año el entonces presidente del Bayern Múnich. Karl-Heinz Rummenigge. "No voy a rentar una camioneta para viajar a Múnich y llevarme en el remolque a uno que otro buen jugador del RB Leipzig”, afirmó en abril pasado Julian Nagelsmann, hoy entrenador del Bayern, en cuanto a a posibilidad de fichar a más futbolistas del vicecampeón de la Bundesliga.



Tanto una afirmación como la otra han sido rebasadas por los hechos. El Bayern Múnich, que ya se había hecho de los servicios del central francés Dayot Upamecano, de Nagelsmann, y del equipo de asistentes del exentrenador del RB Leipzig, anunció ya casi cerrado el mercado de fichajes la contratación el austríaco Marcel Sabitzer.

Para el club de Sajonia, Sabitzer no era un jugador cualquiera. Además de ser el capitán, el mediocampista era uno de los motores ofensivos del RB Leipzig. Su incorporación al Bayern debilita al vicecampeón alemán no solo en lo táctico, sino también en lo anímico.

¿Era necesario traer a Sabitzer?

Del lado del Bayern, otro mediocampista es, ciertamente, lo que menos se necesitaba. En la zona defensiva, la larga ausencia de Lucas Hernández y la incertidumbre sobre el futuro de Niklas Süle abren interrogantes. Pero, sobre todo, la necesidad de fichajes se nota en la delantera. La plantilla de Baviera solo tiene dos atacantes: Robert Lewandowski y Erick Maxim Choupo-Moting, ambos mayores de 30 años. Faltaría, teóricamente, otro más para cubrir en caso de lesiones o desgaste grave.



En contraste, el medio campo cuenta con 11 jugadores, de los cuales por lo menos 8 son de primera categoría: Kingsley Coman, Serge Gnabry, Leon Goretzka, Thomas Müller, Jamal Musiala, Leroy San, Corentin Tolisso, y el propio Sabitzer. ¿Para qué, entonces, el fichaje del austríaco?

Fichaje "de prestigio”

"Contratar a un jugador de gran renombre (incluso cuando no lo necesitas) hace que todos en un club se sientan más grandes”, afirman el periodista Simon Kuper y el académico Stefan Szymanski en la edición más reciente de Soccernomics, uno de los libros fundamentales para entender cómo funciona en los hechos la industria del fútbol, y del cual son coautores. Es una posible explicación, aplicada al caso de Sabitzer.

"La compra de ‘nombres' da a los hinchas el goce de la expectativa, la sensación de que su club marcha hacia adelante, lo cual puede ser tan entrentenido como los triunfos deportivos”, siguen los especialistas, que además concluyen: "Comprar jugadores de renombre es como estos clubes mantienen satisfechos a sus clientes durante la pausa de verano”.



El factor Nagelsmann

En cuanto a Marcel Sabitzer, fue una operación quizá también orientada hacia el técnico. Días antes del fichaje, se mencionaba que Nagelsmann no estaba conforme con la plantilla del Bayern Múnich. Durante la presentación del mediocampista austríaco, este semana, el director deportivo Hasan Salihamidzic afirmó que el traspaso se decidió "junto con el entrenador”, de modo que Nagelsmann fue parte activa en la operación.

Sabitzer reconoció durante la presentación que deberá enfrentar una tupida competencia interna, ante jugadores de clase mundial. Dijo que dará la batalla por los minutos en la cancha. Pero, ¿alguien se imagina a Joshua Kimmich, Leon Goretzka o Sarge Gnabry perdiendo la titularidad por bajo desempeño deportivo? Por otra parte, Nagelsmann aprecia grandemente a Sabitzer como jugador y como persona. Sumirlo en la banca no es el horizonte que el entrenador se imagina para este fichaje.

Para qué necesita el Bayern a Marcel Sabitzer, y cuánto lo necesita, es asunto que en los hechos comenzará a verse este mismo sábado, en el partido entre el campeón y el vicecampeón de la Bundesliga. El dilema implícito, tanto para Julian Nagelsmann como para Marcel Sabitzer y el Bayern Múnich, será de recorrido mucho más largo y quizá dure todo el torneo.



Enrique López Magallón

DEUTSCHE WELLE