La Liga española de fútbol considera que la Superliga "está muerta"

  • SPUTNIK NEWS -
La Liga española de fútbol considera que la Superliga "está muerta"
© Sputnik / Kirill Kallinikov / Abrir banco de fotos
El presidente de la Liga de fútbol profesional española (LaLiga), Javier Tebas, manifestó, en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por los presidentes de cinco clubes de la Primera División, que "la Superliga, tal y como la han concebido, está muerta".

En una larga comparecencia retransmitida en streaming, Tebas restó futuro al proyecto porque "los equipos alemanes y los clubes franceses jamás van a estar en esta competición", por lo que calificó a la Superliga con sorna como "'bi-superliga, o tri-superliga'", porque quedan dos o tres", dijo.



Para el dirigente de la máxima competición española de fútbol profesional el proyecto impulsado por Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid, "sería el final de LaLiga española. Unos 1.000 millones de euros menos por temporada".

Con su locuacidad habitual, respondió a la queja expresada por los clubes impulsores del proyecto sobre la necesidad de la nueva competición para aumentar los ingresos "el gran problema no es tener más ingresos para que los jugadores en vez de tener seis ferraris, tengan siete. (...) No es un problema de más ingresos, sino de racionalización de los gastos", explicó en una conferencia de prensa a la que asistieron periodistas de todo el mundo.

Acusó de mentir en varias ocasiones a Florentino Pérez en el planteamiento del proyecto y puso como ejemplo cómo los grandes clubes españoles han tenido beneficios en los últimos años, con la excepción de 2020, por la pandemia.

Javier Tebas también descartó la posibilidad de sancionar a los clubes díscolos en el seno de la liga española y se mostró más proclive a que el resto de clubes españoles adopten en el corto plazo acuerdos de protección, "estos clubes ya han sido sancionados por sus aficionados, sobre todo los ingleses, y los demás por el desprecio del fútbol europeo y la política europea (...) una sanción reputacional", valoró el dirigente español.



Todos los presidentes de los clubes que acompañaron a Tebas en la conferencia de prensa -Betis, Sevilla, Levante, Villarreal y Valencia- se expresaron por un breve espacio de tiempo antes que el presidente de LaLiga y todos ellos mostraran su rechazo a la SuperLiga.

Francisco Catalán, presidente del Levante reclamó, por ejemplo, "el derecho a soñar, con nuestros aficionados, a poder competir en esas grandes competiciones que vemos por televisión. Ese derecho a soñar es lo que nos da fuerza (...) y eso, con este modelo que se presenta, es inviable", dijo.

Por su parte, Fernando Roig, presidente del Villarreal, explicó cómo su equipo ha llegado en tres ocasiones a jugar la Champions League y añadió que el mérito deportivo "hay que ganárselo en el campo".

Poco antes de esta rueda de prensa, los 39 equipos profesionales españoles no invitados a formar parte de la Superliga —los 17 restantes de Primera División y los 22 de Segunda— emitieron un duro y unánime comunicado de rechazo al proyecto, auspiciados por LaLiga.



Argumentaron los clubes que "creen firmemente en el mérito deportivo como único criterio para poder clasificarse para las competiciones internacionales de clubes, a través de las ligas nacionales".

Siguiendo la línea mantenida en las intervenciones, los presidentes de clubes que intervinieron en la rueda de prensa coral de LaLiga añadieron que "hoy en día, los aficionados al fútbol de toda Europa pueden soñar con que su club, sea cual sea su dimensión, pueda destacar en una competición. (...) Esta tradición europea en la que prima un fútbol para todos es primordial y no debe verse amenazada ni modificada".

Y posteriormente fijaron posición afirmando que "una liga europea cerrada y elitista es inviable y no deseada. Las reacciones que se han visto en toda Europa demuestran cuán importante es un ecosistema abierto para el fútbol y la comunión con los aficionados", expresaron.

En paralelo se expresó por primera vez el presidente recientemente elegido del FC Barcelona, Joan Laporta, que es el único que permanece junto a Florentino Pérez en el proyecto de la Superliga, para reclamar su necesidad.



"Es absolutamente necesario que los clubes grandes digamos nuestra opinión respecto al reparto económico. Somos partidarios de las ligas estatales y hablaremos con la UEFA", dijo en la televisión pública catalana TV3.

Poco después Laporta añadió que "tenemos una posición de prudencia. Es una necesidad, pero la última palabra al final la tendrán los socios" y que "los clubes grandes aportamos mucho y debemos participar en el reparto económico", reclamó Laporta en el marco de un campeonato de tenis celebrado en la capital catalana.

Por su parte, el presidente del Real Madrid consideró en una entrevista radiofónica en la madrugada de este 22 de abril que el proyecto que él lidera "ahora está, digamos, en stand by" y reiteró su confianza en su vigencia "completamente, vamos a seguir trabajando y saldrá aquello que todo el mundo piense que es lo mejor", afirmó.

También se mostró convencido de que los 12 clubes fundadores de la competición permanecen aún en ella: "todavía no se ha pagado ninguna penalización porque esto acaba de pasar, entonces están de momento todos, los 12, porque todavía no se han ido".



Florentino Pérez calificó el formato actual de Champions League, la máxima competición europea de clubes, como "obsoleto" y dijo de esta competición que "solo tiene interés a partir de los cuartos, antes no tiene interés", en referencia a las eliminatorias de cuartos de final.

Consideró el dirigente madridista, aún hablando de su proyecto, que debería empezar a principio de temporada y no en febrero o marzo, que es cuando comienzan las eliminatorias de octavos de final de Champions, donde se agrupan los equipos más importantes del continente.

Florentino denunció asimismo la respuesta de la UEFA y LaLiga, "una agresividad que no he visto en la vida, y llevo 20 años en el mundo del fútbol. (...) como si hubiéramos matado a alguien", lamentó.

AGENCIA SPUTNIK