¿Está perdiendo la Bundesliga a sus aficionados?

  • DEUTSCHE WELLE -
¿Está perdiendo la Bundesliga a sus aficionados?
"El fútbol sin aficionados no es nada", reza en la pancarta. Friso Gentsch/dpa/picture alliance
Cuanto más dure la exclusión de aficionados debido a la pandemia, menos importante será la Bundesliga para muchos de ellos. El debate sobre el valor del fútbol y su sobrecomercialización agrava este fenómeno.
"Ya se puede sentir cierta alienación", lamenta Andreas Paffrath con resignación en el rostro. El representante de los aficionados del Bayer 04 Leverkusen y sus compañeros solían tener un estrecho contacto con los seguidores del club. Están presentes en los partidos tanto en casa como fuera. Entre semana se encuentran en la Casa de los Aficionados, el punto de encuentro de la enérgica escena de seguidores del Leverkusen.

Pero desde que comenzó la pandemia del nuevo coronavirus, todo ha cambiado. Hace meses que los aficionados no tienen permitido acudir a los partidos. "El contacto con los aficionados se reduce cada vez más”, dic Paffrath en entrevista con DW. "Y cuando quedo con la gente y hablo con ellos, casi todos dicen que el fútbol, que antes solía estar entre sus prioridades, ya no es lo más importante”.



Otras cosas copan el primer plano. "Muchos se han casado o han tenido hijos. Empiezan a tener otros valores, que también es algo bonito”, dice el representante de los aficionados. "Uno se da cuenta de que la gente cambia su manera de pensar”.

Esto que Andreas Paffrath ha experimentado en Leverkusen es, según el investigador Harald Lange, una tendencia nacional. "Es lo que dicen los representantes de los aficionados de la primera, segunda y tercera división, incluso los propios aficionados lo dicen”, confirma a DW. "El fútbol se ha hundido en la escala de valores personales”.

Pero no todo es culpa del coronavirus. Este creciente distanciamiento también está relacionado con un fenómeno muy presente en el fútbol profesional: la comercialización, que lleva al enconado debate sobre el reparto del dinero publicitario. Hace mucho tiempo que hay protestas en contra de esto, también por parte de los aficionados. "El fútbol está llegando a sus propios límites”, dice Lange.

¿Es este distanciamiento una separación ineludible? La cadena televisiva de pago Sky dijo según "Sportbuzzer” que "cada semana se alcanzan cifras buenísimas de televidentes” y que no se ha podido comprobar una caída del interés.



El director de DAZN, Thomas de Buhr, se pronunció en el mismo sentido: "En nuestros datos no puede detectarse evidencia alguna de un cambio en el interés por los deportes en directo. Tampoco la agencia "PR Marketing”, que produce un barómetro de los aficionados en 23 países, ha detectado una caída en la primera mitad de 2020.

¿Es el vínculo de los aficionados suficientemente fuerte?
El investigador Lange, de la Universidad de Wurzburgo, describe la psique de los aficionados como una "fluctuación constante que viene y va”. Y añade: "Al distanciamiento del fútbol siempre le sigue un acercamiento al fútbol”. Al final, lo decisivo es el vínculo. "Para la mayoría de los aficionados, una pausa de medio año, o de un año completo, es fácilmente compensable”, dice el experto. "Cuando vuelvan a abrir los estadios y se acaben los riesgos sanitarios vinculados al coronavirus, la gente volverá. Sin embargo, el vínculo podría verse dañado, o romperse por completo, si la gente deja de identificarse con el sistema de fútbol profesional”.

Habrá que esperar a un mundo sin restricciones por el COVID-19 para comprobar cuál es el estado de ese vínculo entre los aficionados y el deporte. Los primeros que quieren volver a los estadios son los fans organizados y los grupos ultra. Andreas Paffrath cree que "será interesante ver qué pasa cuando el fútbol vuelva a echar a andar. ¿Estarán ahí solo los consumidores, o también vendrán los aficionados activos?”

El vínculo hace la fuerza
El investigador Lange cree que partirán con ventaja los clubs que tenían una fuerte afición antes de la pausa del coronavirus y que se han esforzado en cuidarla en esta fase de separación. "El mejor ejemplo es el Union Berlin, que tiene un gran éxito deportivo, pero también una afición muy potente y, además, muy cercana al equipo”, dice Lange.



Los jugadores, la dirección y los aficionados tiran de la misma cuerda. La voz de los aficionados también tiene peso. "Los equipos como el Eintracht Frankfurt o el FC ST. Pauli capearán mejor la crisis por el lazo que les une con sus aficionados”.

Por eso, en su opinión, y mientras no esté claro cuánto tempo vayan a durar las restricciones del COVID-19, es responsabilidad de los equipos cuidar el amor de sus seguidores: "Hasta que volvamos a la normalidad se pueden tomar muchas medidas para contribuir a que los aficionados se sientan vinculados”.

(eal/few)

Andreas Sten-Ziemons



DEUTSCHE WELLE