Medvédev cierra una atípica temporada de tenis

  • DEUTSCHE WELLE -
Medvédev cierra una atípica temporada de tenis
© REUTERS / Paul Childs
La victoria del ruso Daniil Medvédev en la Copa de Maestros de Londres le puso fin a una atípica temporada de tenis, marcada por la suspensión de varios torneos, el ascenso de Rafael Nadal a la cima de títulos de Grand Slam y el mutis de Roger Federer.

Medvédev tuvo un excelente torneo y sometió a los mejores jugadores del mundo para llegar a la corona: al serbio Novak Djokovic en la fase de grupos, al español Rafael Nadal en semifinales, y al austriaco Dominic Thiem en el partido por el título.



Muy complicado lo tuvo en semis, cuando, con un set abajo, estuvo en desventaja ante Nadal, pero el español, contrario a lo que habitualmente ocurre, cometió varios errores no forzados que le permitieron a Medvédev levantar el parcial y llevarse luego el tercero y definitivo.

También tuvo un set abajo ante Thiem e igual ganó el segundo parcial en tie break para llevarse una bolsa de un millón 546. 000 dólares, 1.500 puntos para su ranking y convertirse en el sexto ganador diferente en las seis últimas ediciones, además del segundo ruso que lo consigue desde 2009, cuando se impuso Nokolai Davydenko.

Federer, Nadal, Djokovic
El suizo Roger Federer, para muchos el más grande jugador de todos los tiempos, se sometió a una artroscopia de su rodilla derecha a mitad de año y aplazó su regreso para la temporada de 2021, justo en la misma en que cumpla 40 años de edad.

Federer, que no gana un Grand Slam desde Melbourne 2018, no participó en el Abierto de Estados Unidos ni en Roland Garros, en un año en el cual la pandemia de coronavirus obligó a suspender varios torneos, entre ellos Wimbledon, la lid en la que mejor le ha ido al helvético a lo largo de su prodigiosa y dilatada carrera.
En Melbourne alcanzó las semifinales, pero allí cayó ante Djokovic, a la postre ganador, y perdió la posibilidad de sumar su título 21 de Grand Slam, lo cual abrió a Rafael Nadal la posibilidad de igualarlo como el máximo vencedor de la historia en este tipo de torneos.



El español midió muy bien sus pasos y declinó participar en el Abierto de Estados Unidos, que había ganado en 2019, para centrarse en el Abierto de Francia, que esta vez se jugó fuera de fecha, porque los organizadores lo aplazaron desde finales de mayo hasta finales de septiembre.

Nadal, que sufrió una derrota ante el argentino Diego Schwartzman en el Master 1000 de Roma, un semana antes de su debut en Roland Garros, paseó la distancia en París y se llevó invicto la llamada Copa de los Mosqueteros, un trofeo que levantó por decimotercera ocasión desde 2005, en una de las hazañas más grande de la historia del deporte en general, y no solo del tenis.

Con el título del Abierto francés, Nadal, de 33 años, llegó a 20 grandes en su cuenta, los mismos que Roger y tres más que Djokovic, quien se tuvo que conformar con el trofeo del Abierto australiano, luego de su descalificación en Flushing Meadows y su eliminación en Francia.
A pesar de todo, los tres hombres que más Grand Slam ganaron en la historia del tenis volverán a ser protagonistas una temporada más, pero es muy probable que Federer se descuelgue de una vez de la porfía y lo deje todo a merced de Nadal y Djokovic, sobre todo porque los 40 años del suizo pesan demasiado ante la pujante hornada de jugadores que intentan establecerse en el circuito.

El coronavirus y el tenis
Cuando el coronavirus apareció en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019, los tenistas comenzaban su preparación para el Abierto de Australia. Los casos de contagio se multiplicaban por miles en el país asiático, pero en Melbourne continuaban los preparativos para el primer Grand Slam del año, que al final se jugó sin mayores contratiempos.



Luego del mismo y tras un par de escaramuzas en espera del Abierto francés, el virus llegó a Europa y obligó al cierre de fronteras, al confinamiento de millones de personas, y a la suspensión de la casi totalidad de los eventos deportivos.
Roland Garros se apresuró a trasladar la fecha de su lid más cerca de finales de 2020, en tanto Wimbledon, cuya lid estaba asegurada y podía amortizar las pérdidas, prefirió la suspensión definitiva.

Los cambios motivados por la COVID-19 alteraron el calendario del tenis, lo cual se notó en el Abierto de Estados Unidos, a principios de septiembre, con la ausencia de varios de los más grandes jugadores, sin embargo, pese a todo, la temporada llegó a su fin, no sin traspiés, y con el título de Medvédev, lo que presagia un mejor 2021, aunque aún condicionado por la situación sanitaria y la eficacia de las vacunas que están a punto de superar las pruebas de campo.

Por Héctor Miranda Pérez

AGENCIA SPUTNIK