Sorpresa en la maratón de Londres
Richard Heathcoate/empics/picture-alliance
El etíope Shura Kitata se impone, mientras el keniano Kipchoge pierde por primera vez desde 2013. La también keniana Brigid Kosgei y plusmarquista mundial ganó la prueba femenina.
Enorme sorpresa en el maratón de Londres: invicto desde hace siete años, el keniano Eliud Kipchoge se hundió al final de la prueba y terminó 8.º, proclamándose campeón el etíope Shura Kitata tras un emocionante sprint final. Kitata ganó la carrera con un tiempo de 2 horas, 5 minutos y 41 segundos, superando al keniano Vincent Kipchumba (a un segundo) y a su compatriota Sisay Lemma (a cuatro segundos).

El etíope de 24 años suma así su primera gran victoria después de coleccionar varios buenos resultados (2.º en Londres y en Nueva York en 2018, 4.º en Londres y 5.º en Nueva York en 2019). "Me he preparado muy bien para esta carrera, Kenenisa (Bekele) me ayudó y aconsejó en el entrenamiento", declaró Kitata a la prensa británica.



Siete años sin conocer la derrota
Sin importar las condiciones y sus rivales, Eliud Kipchoge había tomado el hábito de seguir escribiendo su leyenda. Pero por primera vez en su carrera en maratón, el keniano desfalleció y no pudo pelear por el triunfo. Su única derrota se remontaba a Berlín en 2013, donde acabó 2.º por detrás de su compatriota Wilson Kipsang Kiprotich, que establecía en ese momento un nuevo récord del mundo.

El mejor corredor de maratón de la historia (oro olímpico, récord del mundo fijado en 2:01'39" en 2018 en Berlín, primero en bajar de la barrera de las dos horas en una carrera no oficial en octubre de 2019) sintió quizá el peso de los años, ya que en noviembre cumplirá 36 años.

La maratón de la pandemia
Nada salió como estaba previsto en la 40.ª edición del maratón de Londres. Para empezar la prueba se vio afectada por la pandemia del nuevo coronavirus: aplazada de abril a octubre, se disputó a puerta cerrada en un circuito alternativo de 2,15 km alrededor de St James Park, frente al palacio de Buckingham.

Y mientras que todo el mundo esperaba un mano a mano entre los dos mejores maratonianos de la historia, Kipchoge y Kenenisa Bekele, la ilusión se esfumó cuando el etíope anunció su baja el viernes (lesión en la pantorrilla izquierda). "Estoy muy decepcionado, quería hacerlo mejor pero mi oreja derecha se taponó y sentí un calambre y un problema en una cadera en los últimos 15 kilómetros", explicó Kipchoge a la prensa británica. "No condeno las condiciones (...) volveré al maratón".



En una carrera disputada en su práctica totalidad bajo la lluvia, con una fría temperatura de 10 grados, los mejores permanecieron juntos durante largo rato con un ritmo alejado del récord del mundo (1:02'54" el paso por el medio maratón). Pero en el kilómetro 38 tuvo lugar la sorpresa: tras una aceleración de Kitata, Kipchoge cedió y acabó 8.º con una marca de 2:06'49"). Pasados los 40 kilómetros, el grupo de cabeza se redujo hasta solo dos corredores, Kitata y Vincent Kipchumba, ganador el año pasado en Viena y Ámsterdam.

Maratón femenina
Tres horas antes que los hombres fue el turno de la prueba femenina, y ahí la favorita supo hacerse respetar. La keniana Brigid Kosgei asentó su dominio en la distancia al llevarse el maratón por segundo año consecutivo con una marca de 2:18'58". La poseedora del récord del mundo (2:14'04" en Chicago en 2019) se deshizo en el kilómetro 32 de su última rival, su compatriota y campeona del mundo Ruth Chepngetich, y enfiló a la victoria.

La estadounidense Sara Hall, de 37 años, comenzó de manera más prudente que las kenianas, pero en la parte final aumentó la velocidad de manera espectacular, rebasando a Chepngetich, de 26 años, en la última recta y firmando una marca de 2:22'01", su récord personal.

lgc (afp/efe)



DEUTSCHE WELLE