Incendios en Australia: el humo detrás de la tos que interrumpió un campeonato en Melbourne
© AP Photo / Michael Dodge
El primer día de los clasificatorios del Abierto de Australia estuvo marcado por las consecuencias en la salud generadas por el humo proveniente de los incendios: un jugador se derrumbó en la cancha y se retiró, otra tenista abandonó el partido porque no podía respirar, otros dos jugadores también padecieron problemas respiratorios.

La eslovena Dalila Jakupovic tuvo un ataque de tos en la cancha del Melbourne Park por la mala calidad del aire. En los vídeos que han circulado en las redes se la ve tosiendo de rodillas y recibiendo atención médica en el segundo set del partido contra la suiza Stefanie Vögele. El australiano Bernard Tomic y la canadiense Eugenie Bouchard también tuvieron dificultades para respirar.



​Jakupovic, número 180 del mundo, estuvo a un punto del set y a un punto del desempate en el segundo set cuando sufrió dificultades respiratorias y se retiró del partido, informó el periódico australiano The Age.

"Tenía mucho miedo de que me derrumbara. Por eso me tiré al suelo, porque ya no podía caminar más", dijo al periódico Jakupovic.

Jakupovic opinó que no es "justo" que los organizadores del torneo obligaran a los jugadores a participar en esas condiciones.

"No es saludable para nosotros. Me sorprendió, pensé que no jugaríamos hoy pero no tenemos muchas opciones", dijo a The Age.



La eslovena no fue la única que padeció consecuencias en la salud a raíz del humo de los incendios. Tomic necesitó un inhalador durante el segundo set de su derrota clasificatoria ante Denis Kudla. El atleta de 27 años aseguró que jamás había tenido problemas respiratorios.

"Se siente como si no entrara aire. Me estoy cansando muy fácilmente... Simplemente no puedo respirar", dijo el australiano a The Age.

Algo similar dijo la canadiense Bouchard: "Definitivamente empecé a sentirme mal (...) No tengo tos, sólo aire pesado, me cuesta un poco respirar y cuando te quedas sin aliento después de un punto largo y difícil, siento que no puedo respirar bien y esa sensación me da un poco de náuseas".

Los organizadores del Abierto de Australia no han suspendido los partidos a pesar de la mala calidad del aire y la peligrosidad que representa para los jugadores.



Según The Age, el director del torneo y director ejecutivo de Tennis Australia, Craig Tiley, dijo que las pruebas de calidad del aire en el Melbourne Park, y los expertos médicos, ambientales, científicos y meteorológicos consultados determinarán si es seguro continuar con el torneo.

"Como cuando hace demasiado calor o cuando llueve, el juego se suspenderá si es necesario", dijo Tiley. "Esta es una nueva experiencia para todos nosotros, la forma en que manejamos la calidad del aire, y por lo tanto tenemos que confiar en esos expertos que nos aconsejan la mejor manera de continuar", agregó.

AGENCIA SPUTNIK