Cesar Vigevani, DT de Bolívar. Foto/FM Bolívar
Bolívar ratificó que no es el mejor equipo del futbol en este momento, tras empatar 1 a 1 de local ante Wilstermann que se llevó un punto de oro del estadio Hernando Siles.

Pese a ostentar el título de último campeón, el cuadro celeste no logra hacer pie en ningún campo de juego, pese a tener refuerzos internacionales de primer nivel.



Este domingo los celestes comenzaron perdiendo a los 31 minutos cuanto recibió la primera diana del cuadro rojo de la ciudad de Cochabamba y con ese resultado se fueron al descanso.

Cerca al minuto 51 el Conejo Arce puso la igualdad y de ahí los celestes comenzaron a desesperarse y perdieron el orden en el campo de juego. Los cambios para producir ajustes al rendimiento como siempre llegaron tarde.

Bolívar debió ganar para igualar en puntos a Wilsterman, pero el cuadro cochabambino se llevó 1 punto de oro y quedó como líder solitario con amplias posibilidades de ampliar la diferencia con relación al segundo y al tercero.

Al término del encuentro la hinchada pedía la cabeza del DT argentino Cesar Vigevani, por considerarlo el primer responsable que Bolívar no encuentre un patrón de juego, pese a tener un equipo de primer nivel y una banca de suplentes de lujo.



La bronca celeste salió a flor de piel, porque si había algún partido que debía ganar era este, para no alejarse del puntero, pero resignó posibilidades y quedó ya como un candidato seguro sino como un aspirante al título.

Lo mismo ocurre en las redes sociales por donde los hinchas expresan su total descontento con el director técnico, traído del Sport Boys que por ahora lucha por evitar el descenso de categoría en Santa Cruz.