Un movimiento imprudente de un jugador al levantar la copa casi provoca un disgusto entre las filas españolas.

La alegría desbordada de los jugadores españoles al ganar la final del Mundial de baloncesto China 2019 estuvo a punto de causar daños a uno de ellos, tal como puede apreciarse en las imágenes de la celebración.



Fue un incidente rápido, que pasó casi desapercibido en su momento, pero lo cierto es que pudo tener consecuencias más graves: el jugador Willy Hernangómez recibió un golpe con la copa justo cuando esta era levantada por su compañero Rudy Fernández.



Además, tal como puede verse en la misma secuencia, al echar la cabeza hacia atrás, Willy Hernangómez golpea a su vez el rostro de otro compañero, Pierre Oriola, que desaparece de la imagen.

Afortunadamente, no hubo heridas de consideración y todo quedó en un incidente fugaz que no se interpuso en la feliz celebración de los campeones.



Los españoles cosecharon un holgado triunfo en la final frente a Argentina, con un marcador de 95 a 75. Con esta victoria, España se adjudica el segundo Mundial de baloncesto de su historia. En cuatro de los últimos cinco Mundiales, España estuvo entre los cinco primeros, y fue campeona en el 2006.

RT EN ESPAÑOL