© REUTERS / Thomas Peter
El equipo de Argentina derrotó 80-66 a Francia y se medirá el a España en la final de la Copa Mundial de baloncesto de China 2019, que marca el regreso de la albiceleste a estos partidos 17 años después.

Los suramericanos, volvieron a mostrar un buen juego colectivo para llevarse el triunfo y regresar a la disputa de un título que se les hace esquivo desde el primer mundial, del que fueron sede en 1950.



El plantel argentino dominó desde el principio, de la mano del veterano Luis Scola, quien a sus 39 años firmó un partido soberbio con 28 puntos y 13 rebotes.
Los otros destacados en el plano deportivo fueron Facundo Campazzo (12 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias) y Gabriel Deck (13 puntos).

Un gran resultado para un equipo que jugó como tal, con una gran defensa y una ofensiva certera.

Los franceses, que venían de dar la campanada eliminando a Estados Unidos, deberán pelear por el bronce contra Australia, plantel que cayó 88-95 ante España en la otra semifinal, un encuentro de altos quilates, con dos prórrogas incluidas.

Los ibéricos regresan a la final por segunda vez en su historia tras la de Japón en 2006, cuando se proclamaron campeones.



El 17 de septiembre se medirán argentinos y españoles en una final inédita, en la que ambos buscan su segundo título mundial.

AGENCIA SPUTNIK

Síguenos en Facebook