La selección argentina le ganó a Serbia por 97 a 87 y avanzó a semifinales, donde espera por Francia o EEUU. El gran triunfo argentino dejó por el camino a Serbia, uno de los favoritos para quedarse con el torneo.

La generación dorada, esa liderada por Emanuel Ginóbili que se quedó con la medalla de oro en Atenas 2004, ya no está pero Argentina sigue haciendo historia en el baloncesto mundial. Una contundente victoria ante la selección de Serbia puso al combinado albiceleste en la semifinal de la Copa Mundial que se está disputando en China.



El resultado final fue de 97-87 a favor de los argentinos, que disfrutaron de las grandes actuaciones del veterano Luis Scola, que anotó 20 tantos, fue figura y además se convirtió en el jugador con más partidos en la historia de su selección; y de Facundo Campazzo, que encestó 18 puntos pero también colocó 12 asistencias, seis rebotes y tres robos.

El triunfo no fue fácil para los suramericanos. Si bien Argentina llevó la delantera en gran parte del partido, Serbia logró pasar al frente al comienzo del último cuarto. Los últimos minutos fueron determinantes para que las figuras argentinas lograran torcer el tanteador y volver a posicionar a los albiceleste.

La victoria de Argentina es histórica no solo porque colocan a los dirigidos por Sergio Hernández nuevamente entre los cuatro mejores, algo que no lograban desde la edición de Japón 2006, sino porque también significó la eliminación de Serbia, uno de los claros favoritos al título al comienzo del torneo.

AGENCIA SPUTNIK

Síguenos en Facebook