© REUTERS / Geoff Burke
El quinto mejor tenista mundial según el ranking ATP, Daniil Medvédev, se mofó del público tras ganar al alemán Dominik Koepfer y asegurarse el pase a cuartos de final del US Open, el cuarto y último grand slam de la temporada. Esta fue la respuesta de Medvédev a los abucheos de las gradas.

"Me dolía el abductor antes del partido. Pensé que no iba a poder jugar. Me dolía el hombro. Tomé tantos analgésicos como pude. Y ustedes, estando en mi contra, me han dado muchísima energía para ganar. Gracias. Sigan dándome toda esta energía. Son los mejores", dijo el joven de 23 años, ante la irritación progresiva de la grada.



El ruso ganó a Koepfer en cuatro sets, 3-6, 6-3, 6-2 y 7-6, en la pista Louis Armstrong de Nueva York. Medvédev volvió a protagonizar de nuevo una pelea con los aficionados por segunda jornada consecutiva. Durante su duelo de tercera ronda contra el español Feliciano López, Medvédev recibió una infracción del árbitro por quitarle una toalla de mala gana a un recogepelotas antes de hacer un despectivo gesto con el dedo al graderío, lo que provocó un abucheo generalizado.

Tras derrotar a Feli, el tenista ruso agradeció al público de forma irónica haberle dado "la energía para ganar".

"Ya sabemos cómo puede ser la multitud en Nueva York. Es probablemente la más electrizante del mundo, creo", dijo entonces.

Ahora Medvédev se medirá en los cuartos de final al suizo Wawrinka, ganador del US Open en 2016.



Pese a la polémica con el público neoyorquino, la segunda parte de la temporada está siendo la mejor en la carrera de Medvédev, que ha encadenado tres finales consecutivas —Washington, Montreal y Cincinnati—. En esta última logró el Masters 1.000 de Cincinnati tras imponerse al belga Goffin y se metió en el Top 5 del ranking mundial por primera vez.

AGENCIA SPUTNIK