Los restos del automóvil del futbolista español José Antonio Reyes son trasladados del lugar del accidente mortal, Utrera, España, el 1 de junio de 2019. Stringer / Reuters
El accidente que provocó la muerte del futbolista español José Antonio Reyes y posteriormente su primo, Jonathan Reyes, fue causado muy posiblemente por la pérdida de control del vehículo a causa del reventón de una rueda, informa Mundo Deportivo, citando a la Guardia Civil.

Los expertos realizaron pruebas en el lugar del accidente, analizaron las huellas dejadas por el vehículo y la violencia del impacto para determinar la causa de los hechos, en una vía en la que el máximo permitido de velocidad es de 120 kilómetros por hora.



El medio detalla que el Mercedes Brabus S550 de 380 CV de Reyes circulaba a una velocidad estimada de 237 kilómetros por hora, cuando reventó una de sus ruedas. Debido a ese reventón a una velocidad tan alta, el auto se salió de la calzada colisionó contra unos bloques de obra, luego volcó y se incendió.

Además, los investigadores sospechan que las ruedas del Mercedes de Reyes no tenían la presión adecuada, ya que hacía varios meses que el futbolista, que poseía una gran flota de autos de gran cilindrada (incluido un Ferrari), no lo usaba.

"No merece un homenaje como si fuera un héroe"
El exfutbolista Santiago Cañizares opinó este domingo en su cuenta oficial de Twitter que Reyes "no merece un homenaje" como héroe, precisamente porque "circular con exceso de velocidad es una actitud reprochable".

Cañizares, recordó que "en el accidente ha habido víctimas además del conductor". Por ello, el que fuera portero de la selección española entre 1993 y 2006 cree que "Reyes no merece un homenaje como si fuera un héroe". No obstante, aseguró que lamenta lo ocurrido y encuentra "intolerable" que haya gente que se alegre de su pérdida.



En el vehículo viajaban Reyes y dos primos suyos. Uno de ellos, Juan Manuel Calderón, sufrió quemaduras en el 60 % del cuerpo y no falleció en el hospital, como se informó inicialmente, aunque permanece en estado muy grave, mientras el futbolista y su otro familiar, Jonathan Reyes, quedaron carbonizados en el interior del automóvil.