Oakland (EE.UU.), 16 may (EFE).- El ala-pívot Draymond Green surgió de nuevo como el jugador más completo de los Warriors de Golden State y sus acciones, incluida la canasta decisiva que consiguió en el segundo partido de las finales de la Conferencia Oeste ante los Trail Blazers de Portland, les permitió ganarlo por 114-111 y ponerse con la ventaja parcial de 2-0 al mejor de siete.

Después de haber estado abajo 15 puntos en el marcador, al descanso del partido (50-65) y a ocho (94-102) y 6:43 por jugarse, Green se encargó de participar en todas las jugadas decisivas que hicieron posible que los Warriors acabasen el encuentro con racha de 14-3 y la victoria.



"Nuestra experiencia fue la que al final nos permitió conseguir la victoria porque tenemos un grupo de jugadores que nunca se rinden, saben lo que tienen que hacer en el campo y encontramos la manera de ganar", declaró Green, quien acabó con un doble-doble de 16 puntos, 10 rebotes -todos defensivos-, siete asistencias y nada menos que cinco tapones.

Green, que estableció su mejor marca como profesional en los playoffs al tener en siete partidos consecutivos al menos 10 tapones, recordó que ya son varios años los que disputan las finales y viven las mismas circunstancias.

"Cuando te encuentras en el nivel de juego que tenemos, sabes que cualquier cosa puede suceder a nuestro favor", destacó Green. "Sabíamos que estábamos ocho puntos abajo en el marcador y menos de cinco minutos por jugarse, pero eso no nos iba a detener de encontrar la manera de hacer mejor las cosas".

Green fue categórico cuando dijo que estaban completamente convencidos que los ocho puntos de desventaja en la recta final del partido eran superables.



"No teníamos ninguna duda y por eso jugamos como lo hicimos, bien en ataque, defensa y sobre todo tener la confianza que al final podíamos ganar el partido", subrayó Green.

Por su parte, el escolta Klay Thompson, quien aportó 24 puntos, dijo que el gran valor de Green no es solo la aportación que hace al equipo sino que es el "alma" a la hora de inculcar con sus acciones que el triunfo siempre es posible, sin importar las circunstancias que se den.

"Draymond (Green) ha sido especial en lo que llevamos de los playoffs", destacó Thompson. "Cuando él está inspirado, el resto del equipo responde. "Esta noche ha estado sensacional".

Mientras que el base Stephen Curry, que vivió una noche especial en el duelo contra su hermano menor Seth, también admitió que sin las aportaciones y genialidades de Green y el veterano escolta Andre Iguodala, el triunfo no hubiese sido posible.



"Ellos nos encontraron la manera de conseguir la victoria, que la teníamos muy complicada", valoró Curry. "Demostraron el tipo de jugadores y profesionales que son con un equipo campeón".

Síguenos en Facebook