Madrid, 17 abr (EFE).- El Atlético de Madrid anunció este miércoles la ampliación de contrato por dos años, hasta el 30 de junio de 2023, del portero esloveno Jan Oblak, que reafirma el vínculo con la entidad de una pieza esencial para el equipo y que supone un impulso vital para el nuevo proyecto del club rojiblanco.

Sobre las 13.00 horas, en un vídeo de un minuto y 48 segundos de duración, con él en el vestuario del Wanda Metropolitano, y publicado en las redes sociales de la entidad, al estilo de lo que hizo cuando anunció la última renovación del técnico Diego Simeone, el Atlético confirmó la noticia que tanto esperaba su afición.



"Estoy muy contento y estoy feliz por renovar. Se ha hablado mucho de este tema, al final hemos llegado a un acuerdo y claro que estoy contento por renovar y estar aquí", expresó Oblak en la fórmula empleada por el club para darle oficialidad a una renovación a punto desde hace semanas, pero a la que aún le faltaba el anuncio.

El Atlético no especifica las condiciones de la renovación, que supone un aumento de la cláusula de rescisión a 120 millones de euros, unos 20 más respecto al anterior contrato con la entidad, que expiraba el 30 de junio de 2021. Este asunto, la ampliación de la cláusula, fue el principal punto de la negociación entre las partes.

"Me gustaría agradecer a toda la gente por ayudarme a estar aquí. Y en especial a mi representante, Miha Mlakar, que me está acompañando toda mi carrera y que ha hecho lo posible para renovar aquí. Y también agradecer a todos los directivos del club y a mi familia que siempre han estado a mi lado y apoyándome cada día".

Fichado en el verano de 2014 desde el Benfica, ampliado su contrato el 9 de febrero de 2016 y pretendido por numerosos conjuntos de toda Europa, de los que rechazó alguna oferta incluso el pasado verano, su renovación era un asunto indispensable para el club y culmina una negociación larga, que incluyó tramos inciertos, pero que concluye con un compromiso para su continuidad.



"Soy una persona que va año a año y al final son ya cinco. No me imaginaba que el tiempo iba a pasar tan rápido, pero aquí estoy. Siempre he dado lo mejor de mí y he defendido los colores con todo", añadió el guardameta, una de las piezas básicas sobre las que el club rojiblanco construirá el nuevo e inminente proyecto 2019-20.

Ya instalado sin discusión entre los mejores del mundo con 26 años, el guardameta esloveno, el portero menos goleado de los cuatro últimos cursos de la Liga, incluido el actual, ha disputado 203 partidos oficiales con el equipo rojiblanco, 202 como titular, con 132 goles en contra. En 115 de esos choques no encajó ningún tanto.

Es el titular en la portería rojiblanca desde hace cuatro años; ocho meses después de que el Atlético pagara 18 millones de euros -el traspaso más alto económicamente de un cancerbero en la historia de la Liga- al Benfica por su traspaso en el verano de 2014 para suplir al belga Thibaut Courtois, de vuelta al Chelsea.

Hasta entonces, Oblak había sido el suplente de Miguel Ángel Moyá, con apenas una aparición en la derrota por 3-2 de la Liga de Campeones ante el Olympiacos, su debut con el Atlético el 17 de septiembre de 2014, y con seis encuentros de la Copa del Rey. Había jugado solo siete de los 42 duelos del equipo en ese tramo inicial.



Y desde entonces ha sido el titular indiscutible en el once del argentino Diego Simeone para la portería, desde el 17 de marzo de 2015 en el choque de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Bayer Leverkusen, cuando entró al campo por la lesión de Moyá a los 20 minutos. Ya no abandonó ese rol en el once.

Aquella fecha marca un antes y un después en la carrera de Oblak en el Atlético de Madrid, porque desde ahí se transformó en un hombre fundamental en el equipo, como demuestran los números desde aquel momento: ha jugado de titular 194 de los 230 duelos de su equipo desde entonces -hace dos campañas se perdió 15 por lesión- y ha mantenido su meta a cero en 107 de ellos, un 54 por ciento.

En sus 203 partidos en la portería rojiblanca, su equipo sólo perdió 34 encuentros con él bajo palos, un 16 por ciento, repartidos en cinco derrotas de 2014-15, nueve de 2015-16, seis de 2016-17, ocho de 2017-18 y siete de 2018-19, la más recientes el pasado 7 de abril con el Barcelona en el Camp Nou. Ahí fue el mejor del equipo.

Es uno de los 18 adversarios -él se ha enfrentado a 46 rivales diferentes con el Atlético- que le han ganado en el lustro que suma en el equipo madrileño, con el Barcelona por encima de todos, con nueve victorias. El equipo azulgrana es también el que más tantos le ha marcado, con 19, igualado con el Real Madrid.



Todos esos números confirman la transcendencia incuestionable de Oblak para el presente y el futuro del Atlético, en el que el portero ha alcanzado una dimensión enorme. Cuando llegó del Benfica, su valor de mercado, según la web especializada 'transfermarkt', era de cuatro millones de euros. Ahora es 20 veces más: 80 millones.

Con la renovación de Oblak, de la actual plantilla del equipo rojiblanco trece jugadores tienen contrato hasta al menos 2022: Thomas Partey, Diego Costa y Víctor Machín, 'Vitolo', hasta 2022; Antoine Griezmann, Santiago Arias, Thomas Lemar, Rodrigo Hernández y José María Giménez, hasta 2023; Koke Resurrección y Ángel Correa, hasta 2024; y Saúl Ñíguez, hasta 2026.

De los siete restantes, Álvaro Morata está cedido por el Chelsea hasta el fin del curso 2019-20, con opciones de vuelta a Londres o de compra del Atlético que varían según la fecha; Stefan Savic concluye en 2020; Antonio Adán y Nikola Kalinic, en 2021; y Diego Godín, Filipe Luis y Juanfran Torres, el próximo 30 de junio.

Síguenos en Facebook