Mientras todos los jugadores se saludaban en el círculo central, luego de finalizar el partido, un joven con síndrome de Down, vistiendo su camiseta de Plaza Colonia, se acercó con una pelota a Kevin Dawson, arquero de Peñarol, con un pedido especial: meterle un gol al equipo rival.



Dawson, acepto de buena gana y se fueron hacia el arco acompañados del árbitro. Al escuchar la orden este muchacho remató y venció al portero, tanto hinchas, futbolistas, árbitros, colaboradores se unieron en un aplauso genuino.

En la jornada Peñarol derrotó por 0-1 al Plaza Colonia con un gol de Guzmán Pereira y volvió a la cima del Apertura, pero este gesto fue lo mejor del partido.

Síguenos en Facebook