Señores de cuerdas y sus secretos

  • AGENCIAS -
Incluso si no eres un experto en música clásica, debes haber escuchado sobre el maestro de violín Antonio Stradivari, que vivió en Cremona en la segunda mitad del siglo XVII hasta la primera mitad del siglo XVIII y cuyos instrumentos se consideran los mejores de su tipo de su clase. Otro maestro de violín que tuvo casi tanto éxito como Stradivari fue Giuseppe Guarneri. Según muchos músicos, el sonido de los violines de esos dos maestros sigue siendo insuperable, pero ¿cuál es su secreto?

Los hermosos tonos producidos por esos violines fueron el objeto principal del estudio realizado por un equipo de investigadores taiwaneses y alemanes. Con el fin de revelar qué características producen un sonido tan único, se llevaron a cabo varios tipos de análisis, entre ellos, los métodos que implican tecnologías nucleares. Esos métodos son técnicas poderosas para estudios estructurales que se utilizan en el análisis del patrimonio cultural.

Desde el descubrimiento de la energía nuclear, se han desarrollado muchas formas de su aplicación en campos diversos, pero, desafortunadamente, son menos conocidos por la sociedad que la producción de energía. Estas aplicaciones no energéticas del átomo juegan un papel importante en nuestras vidas, ayudándonos no solo a preservar nuestro patrimonio y determinar la antigüedad y autenticidad de algunos artefactos, sino también a aprender más sobre el mundo.

Entrando en más detalles, una de las principales técnicas que se utilizó para obtener información física, química, electrónica y estructural sobre las moléculas según el cambio químico es la espectroscopia de resonancia magnética nuclear. Este método de análisis revela que todos los arces históricos han exhibido una degradación de hemicelulosa de alrededor de un tercio durante 300 años. En pocas palabras, la degradación de este componente redujo la absorción de humedad y redujo la amortiguación interna, lo que permitió que la madera vibrara más libremente. También se descubrió que la madera de los instrumentos del siglo XVII / XVIII difiere significativamente de la composición de sustancias orgánicas e inorgánicas en la madera de los violines modernos.

Los análisis también descubrieron que el arce de los instrumentos de Stradivari parecía estar infundido con diversas sales; incluso el alumbre y el sulfato de cobre parecían haber sido agregados. Los expertos creen que la combinación de estos minerales probablemente sirvió como protección contra hongos y gusanos. Es un descubrimiento notable ya que los tratamientos minerales fueron desconocidos por los fabricantes europeos de aquellos siglos y no se encontraron en los violines antiguos de otros países.

Además, se reveló que los análisis de los arces de los violines y los violoncelos de Stradivari demostraron diferencias en la estructura de sus moléculas. Cuando la madera fue calentada gradualmente a 600 grados Celsius, hubo un pico extra en la curva de liberación de calor de los arces de violín, que estaba ausente en los arces de violonchelo y el arce natural. El pico extra sugirió una menor adhesión molecular entre la celulosa y la lignina en la madera, probablemente causada por las vibraciones de alta frecuencia del juego de violín.

Los investigadores señalan que el sonido único de los violines de los maestros de Cremona parece deberse a una combinación de tres factores: el procesamiento de la madera, el envejecimiento y las vibraciones al tocar instrumentos que han cambiado la estructura de las fibras de madera durante varios siglos.

Algunos secretos son difíciles de descubrir, pero, sin embargo, la sociedad ha desarrollado varias técnicas innovadoras para ayudarlos en sus estudios, al igual que las tecnologías nucleares han contribuido en gran medida al análisis del patrimonio cultural e incluso a la preservación de obras maestras de diferentes épocas.

ROZATOM

Síguenos en Facebook

Recomendado