El hallazgo de dos estatuas faraónicas ilumina un popular barrio egipcio

  • EFE -
El Cairo - Bajo un sol abrasador, el hallazgo de dos estatuas faraónicas de la época de Ramses II, en el popular barrio cairota de Matariya, en las ruinas de la ciudad antigua de Heliópolis, ilumina y da esperanza a los residentes que esperan que con este descubrimiento sus condiciones de vida mejoren.

Entre el fango y la basura que no se deja esconder junto a los edificios sin terminar en las calles de Suq al Jamis, en el este de El Cairo, una misión de egiptólogos egipcios y alemanes descubrió este mes lo que el Ministerio de Antigüedades egipcio calificó como "uno de los descubrimientos más importantes de la historia".

Dos estatuas de la dinastía XIX fueron halladas: un busto de unos 80 centímetros de altura que pertenece al faraón Seti II (1200-1194 a.C.), nieto de Ramsés II (1279-1213 a.C.); y una segunda, que pertenece al templo de Ramsés II, encontrada partida en decenas de pedazos de cuarcita, y que mide unos 8 metros, en esta vetusta urbe dedicada a Ra, el dios del Sol.

Decenas de habitantes de Matariya se agrupan alrededor del gran hoyo excavado para ver cómo recubren el resto del coloso encontrado. Vociferan: "Matariya es el país de la civilización", mientras las mujeres ululan sin parar al son de ese cántico.

El jefe de la misión alemana y profesor de la Universidad de Leipzig, Dietrich Raue, asegura a Efe que ha sido "un día precioso", ya que es la primera vez que resurge de Matariya un gran monumento que "siempre ha estado bajo El Cairo".

Además, este descubrimiento, en palabras de Raue, puede aportar un hilo de esperanza para las generaciones que conviven y se apilan en las viviendas de este popular distrito.

"La gente (del barrio) necesita más infraestructuras como un centro comercial porque no tienen la manera apropiada para comprar. Espero que la situación mejore para ellos algún día, consigan trabajo, y se difundan noticias buenas de Matariya", adujo confiado el especialista en la Ciudad del Sol.

Un humilde carpintero egipcio llamado Ahmed Shauqi, de 39 años, que ve desde su tienda la zona del descubrimiento, dice a Efe que los responsables del Ministerio de Antigüedades "tienen que exponer esas estatuas y piezas en el barrio y hacer un museo para que la gente venga a verlo, ya que fueron descubiertas aquí".

El ministro de Antigüedades, Jaled al Anani, se dirige directamente a Shauqi, que lleva seis años viendo excavar a la misión, y al resto de personas que se amontonan en el lugar para agradecerles su trabajo durante la revolución egipcia, en 2011, por ser guardianes de la excavación, y evitar la miríada de robos que se produjo en esa época en el país del Nilo.

Asimismo, anuncia que algunas de las piezas arqueológicas se quedarán en este terreno escarpado, donde los perros pasean tranquilamente, para que la gente venga a visitarlos y conozca el barrio. Lo que los vecinos ansían.

Sin embargo, Al Anani afirma a los medios presentes que en los próximos días se trasladarán durante unos meses los restos del coloso al museo de Antigüedades egipcias, situado en la icónica plaza Tahrir, a la espera de que se envíen al gran Museo Egipcio, cuya construcción se ubica cerca de las Pirámides de Guiza.

El ministro no oculta su satisfacción durante el largo paseo sorteando los obstáculos pedregosos. Sonrisas y abrazos al equipo por este hallazgo que "ofrece una imagen positiva (del país) y que animará a los jóvenes a que vengan. Esperemos que los turistas vuelvan a Egipto".

Por su parte, el jefe del equipo egipcio de esta misión conjunta, Aymán Ashmaui, señala que el descubrimiento de las dos estatuas "es la recompensa a diez años de trabajo".

El arqueólogo alemán subraya que el próximo octubre tendrá una reunión con Al Anani para estudiar cómo continuar con todo lo que queda por descubrir de esa ciudad que se encuentra bajo el barrio de Matariya y el vecino de Ain Shams.

Ashmaui explica que el trabajo de la misión ha sido obstaculizado por "la degradación del suelo" y el agua subterránea; y ahora, su mayor temor es que por los nuevos edificios que se están erigiendo en la zona, se pierdan cada día nuevas áreas de estudio.

Las familias de Matariya seguirán contemplando día tras día cómo se construyen edificios más altos a su alrededor, mientras que Egipto sigue forzando y aplastando su pasado emplazado bajo los cimientos del lugar.





Síguenos en Facebook

Recomendado